La tercera ola sacude a algunos de los municipios más turísticos de Madrid

La tercera ola sacude a algunos de los municipios más turísticos de Madrid

Algunos de los municipios más turísticos de la Comunidad de Madrid registran en esta tercera ola un mayor número de contagios por covid, aunque no se ponen de acuerdo en las causas: mientras pueblos de la sierra como Navacerrada achacan su tasa al "desmadre" de visitantes de los últimos meses, localidades como Aranjuez apuntan a las reuniones familiares en Navidad.

Los pueblos de Cercedilla, Los Molinos o Becerril de la Sierra llevan semanas cerrados perimetralmente con una incidencia de contagios superior a 1.000 casos por cada 100.000 habitantes, que en casos como el de Navacerrada supera incluso los 2.000.

Los hoteles de los municipios de la sierra de Madrid han estado completamente llenos desde noviembre, cuando el Gobierno de la Comunidad de Madrid cerró la región en los puentes de Todos los Santos, el de La Almudena, la Constitución y la Navidad, disparándose así el turismo interior de proximidad.

Prueba de estos movimientos a la sierra es que la Guardia Civil ha tenido que cortar la carretera de acceso a Navacerrada en numerosas ocasiones para evitar las aglomeraciones, aunque este fin de semana Navacerrada y Becerril están prácticamente vacíos y los únicos coches que se ven son los de la Guardia Civil y la Policía Local, que controlan las entradas a los municipios.

Juan Luis, del restaurante Félix el Segoviano en Navacerrada, lamenta que ahora estén pagando las consecuencias del "desmadre" de todos estos meses en los que Madrid ha estado cerrado y "la gente que antes se iba a Segovia o a otras provincias" iba a asar el día o el fin de semana a la sierra "a mogollones".

Ahora su restaurante familiar va a cumplir 20 días cerrado porque se ha contagiado toda la familia menos los niños, explica a Efe este hostelero, que critica que la situación del Puerto de Navacerrada haya sido "un exceso" a pesar de la vigilancia policial.

En esta línea, la concejala de Turismo de Navacerrada, Mar Ocaña, atribuye la subida de la tasa de contagios al turismo de interior y, aunque cree que las reuniones familiares también han afectado, los casos han ido subiendo poco a poco a partir del día 6, "después de toda la avalancha de turistas" en Navidad.

Becerril de la Sierra, con una tasa superior a 2.000 casos, es otro de los municipios que ha recibido gran cantidad de turistas en estos últimos meses.

Sin embargo, en este caso la alta incidencia de coronavirus está directamente ligada a un brote, al parecer de la cepa británica, que ha afectado a 17 de trabajadores y a los 48 mayores de una residencia en la que 12 usuarios han fallecido este mes, habiendo recibido incluso la primera dosis de la vacuna.

En el caso de Aranjuez, la tasa de incidencia acumulada ha pasado de los 176 casos por cada 100.000 habitantes de mediados de diciembre a los 1.687 del último balance.

"Entre el puente de diciembre y las vacaciones se ha disparado todo, la gente no pudo salir de la Comunidad de Madrid y se movió dentro", explica a Efe una de las vecinas que aguarda su turno para someterse a las pruebas de antígenos que se están realizando en la ciudad, referente turístico de la región.

En noviembre y diciembre Aranjuez llenó los libros de reservas de sus hoteles y restaurantes, y registró importantes colas para acceder a los jardines y al Palacio Real.

Sin embargo, Sergio, enfermero en el Hospital del Tajo, no achaca las cifras de contagios de esta tercera ola al turismo de aquellos días.

"Las incidencias que estamos viendo ahora están más relacionadas con finales de diciembre y principios de enero y no de tan atrás. Yo no tengo una bola de cristal, pero lo que sí está claro es que la población se ha relajado y no ha cumplido las medidas establecidas para Nochebuena o Nochevieja", comenta a Efe.

Es una opinión que comparte Jesús Barrejón, del Restaurante Almíbar, en pleno casco histórico de Aranjuez, que recuerda que casi todos los servicios que dieron aquellos días fue en terraza.

"Creo que han sido más las fiestas familiares que el turismo de esos días, nosotros no hemos sido los culpables de promover la covid en Aranjuez", argumenta.

Donde el turismo no ha tenido repercusión alguna es en Estremera, que registra una tasa de incidencia de 3.253 casos por cada 100.000 habitantes en una localidad de algo más de 1.300 vecinos empadronados.

La alcaldesa de este pueblo del sureste de la Comunidad de Madrid, Carmen Sánchez, explica a Efe que todas las personas contagiadas son de la localidad y comenta que no se han registrado brotes ni en la residencia de ancianos ni en el centro penitenciario.

"Esto es consecuencia de las navidades, de las reuniones familiares", señala la regidora, que ha solicitado a la Consejería de Sanidad el cierre perimetral del pueblo para tratar de evitar la expansión de los contagios.