Madrid nombra a Arturo Soria hijo predilecto de la ciudad

Madrid nombra a Arturo Soria hijo predilecto de la ciudad

El pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este martes por unanimidad la declaración como hijo predilecto de la ciudad del urbanista Arturo Soria (1844-1920), responsable entre otros proyectos de la Ciudad Lineal, y de cuyo fallecimiento se cumplió un siglo el año pasado.

El concejal presidente del distrito de Ciudad Lineal, Ángel Niño, ha defendido que Soria fue "un revolucionario, un genio y un visionario" que concibió el proyecto urbano homónimo "para mejorar la vida de sus habitantes".

El título de Hijo Predilecto de Madrid, que se concede a propuesta de la Alcaldía, se otorga a personas nacidas en la ciudad o no, que "por sus destacadas cualidades personales o méritos señalados y, singularmente, por sus servicios de beneficio, mejora u honor de Madrid, hayan alcanzado tan alto prestigio", como establece el Reglamento municipal para la Concesión de Distinciones Honoríficas.

El último madrileño que recibió el título de Hijo Predilecto de la capital fue el cantante Julio Iglesias, en febrero de 2015.

Arturo Soria nació en el seno de una modesta familia madrileña y tras terminar el bachillerato intentó ingresar en la Escuela de Ingenieros de Caminos, acabaría ganando una plaza en el Cuerpo de Telégrafos y luego la abandonó para preparar el ingreso en la Escuela de Catastro.

Tuvo una participación destacada en los movimientos progresistas de la década de 1860, y de hecho en 1871 fue destinado a Puerto Rico como secretario del Gobierno Civil de la isla, encargándose de poner en práctica la aprobada abolición de la esclavitud.

Abandonó la vida política al caer la Primera República y por entonces presentó su primera gran iniciativa urbanística al Ayuntamiento de Madrid, un proyecto de tranvía con tracción animal llamado de Estaciones y Mercados, enlazando las estaciones de Mediodía y del Norte con los mercados de la Cebada y de los Mostenses.

También tuvo tiempo de inventar instrumentos, como un teodolito que imprimía automáticamente los datos de los ángulos en caracteres tipográficos, o un sistema que avisaba de las crecidas de los ríos para evitar inundaciones catastróficas, diseñado en 1879.

Arturo Soria fue la primera persona que, en 1877, solicitó al Estado la concesión para realizar en Madrid una red urbana y subterránea de telefonía, poco tiempo después de que lo patentara Alexander Graham Bell.

A través del periódico 'El Progreso', entre 1882 y 1883 pasó revista a los problemas de la capital con cincuenta y seis artículos bajo el título 'Cosas de Madrid'.

Con el artículo titulado 'Madrid remendado y Madrid nuevo', del 6 de marzo de 1882, inició la exposición de su modelo de ciudad: la Ciudad Lineal, de una sola calle, con 500 metros de anchura, en cuyo eje se ubicaría la infraestructura y el conjunto de servicios, discurrirían ferrocarriles y tranvías, se emplazarían estanques, jardines y, de trecho en trecho, pequeños edificios para los diferentes servicios municipales.

En 1894 constituyó la Compañía Madrileña de Urbanización para dar el impulso definitivo el proyecto, que pese a ser interrumpido por la crisis económica que provocó la Primera Guerra Mundial llegó a construir mil viviendas.

Arturo Soria, ha señalado Niño, "estaba preocupado por el crecimiento desordenado de la ciudad y por la falta de espacio en el centro", y por ello decidió emprender "una urbe a las afueras con viviendas para las diferentes clases sociales".

El concejal ha apuntado, además, que próximamente se instalará una placa conmemorativa en la casa donde vivió el urbanista, en el número 124 de la calle que lleva su nombre.

Por su parte, la edil de Más Madrid Maysoun Douas ha destacado que Soria "fue un pionero en varios campos", presentando soluciones novedosas a las que "nadie le dio valor", como hoy día "le pasa a muchos emprendedores e innovadores", por lo que ha dicho que "el verdadero reconocimiento" a su figura será "que dejemos florecer a otro Arturo Soria en nuestra ciudad".

La socialista Mar Espinar ha subrayado que Arturo Soria "luchó contra la contaminación, pero también contra la insalubridad o el precio de la vivienda", y aportó ingenios como "el sistema de avisos en caso de riadas", y ha llamado a aprender "de los que regalaron luz y humanidad".

También Fernando Martínez Vidal, de Vox, ha elogiado la visión de un urbanista cuya intención "era ruralizar la ciudad y urbanizar el campo", y ha lamentado las vicisitudes que acabaron por "enterrar el proyecto original" de la Ciudad Lineal.

Además, a finales de 2021 habrá una exposición temporal sobre la figura de Arturo Soria en el Museo de Historia de Madrid, que contará con planos, maquetas, documentos de la familia y otros objetos prestados.