El pleno del Ayuntamiento de Madrid guarda un minuto de silencio por las víctimas de la calle Toledo

El pleno del Ayuntamiento de Madrid guarda un minuto de silencio por las víctimas de la calle Toledo

El pleno del Ayuntamiento de Madrid ha guardado este martes un minuto de silencio por las cuatro víctimas de la explosión del edificio del número 98 de la calle Toledo donde el pasado miércoles también resultaron heridas una decena de personas.

El sacerdote Rubén Pérez de Ayala, de 36 años, falleció en el Hospital La Paz, donde fue trasladado de urgencia y se sometió a varias operaciones.

Su amigo David Santos, un feligrés que se encontraba con él, también falleció en la explosión, así como, Javier, un albañil de 45 años de La Puebla Amoradiel (Toledo) que trabajaba en el edificio de enfrente, y Stefko Ivanov, un vecino de Fuenlabrada, de nacionalidad búlgara y 46 años que en ese momento pasaba por la calle.

Nada más empezar la doble sesión plenaria -la ordinaria de enero y una extraordinaria sobre el temporal Filomena-, los concejales del Ayuntamiento de Madrid, algunos presentes en el Palacio de Cibeles y otros siguiendo la jornada por medios telemáticos, han guardado un minuto silencio por los cuatro fallecidos de la explosión que causó también una decena de heridos.