Año nuevo, impuestos nuevos

Año nuevo, impuestos nuevos

La llegada del año nuevo siempre trae un clásico: subida de los impuestos. Lo han hecho secularmente los que gravan el tabaco, el alcohol, la luz, el gas o los carburantes. Y 2021 no va a ser diferente, sino que lo va a ser mucho más.

El Gobierno no ha querido reducir el gasto público, ni recortar subvenciones, ni siquiera suprimir ministerios o secretarías de Estado y ha optado por cubrir el inmenso gasto que espera realizar incurriendo en déficit, subiendo impuestos conocidos y echando a andar unos cuantos nuevos. Ya desde el 1 de enero, sube el IRPF de las rentas del trabajo superiores a 300.000 euros anuales, se introduce un nuevo tramo y sube el impuesto a las rentas del capital y a la compra de acciones. Además, baja el importe de las aportaciones a planes de pensiones y aumenta el Impuesto de Sociedades, el de Patrimonio y las primas de seguros. También comenzarán a aplicarse la Tasa Tobin y la llamada Tasa Google, el IVA de las bebidas azucaradas y de los plásticos.