La Comunidad de Madrid ampliará los conciertos educativos hasta el año 2027

La Comunidad de Madrid ampliará los conciertos educativos hasta el año 2027

La Comunidad de Madrid ha iniciado este miércoles la tramitación de un decreto para elevar de seis a diez años la duración de los conciertos educativos en la región, ampliándolos hasta 2027.

El Consejo de Gobierno ha dado luz verde a la modificación del decreto 31/2019, de 9 de abril, por el que se regula el régimen de conciertos educativos en la Comunidad de Madrid, con el objetivo de dar mayor seguridad y tranquilidad a las familias que optan por la educación concertada.

Lo han indicado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Gabinete el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, y el consejero de Educación y Juventud, Enrique Ossorio.

Según se establece en la Ley Orgánica de Educación (LOMCE) y en la normativa autonómica madrileña, los conciertos educativos tienen una duración de seis años, pero la ley estatal permite que las propias comunidades autónomas cambien el tiempo máximo de duración.

Los conciertos que actualmente están vigentes en la Comunidad de Madrid vencerían dentro de dos años, pero con el cambio propuesto se renovarán dentro de seis años, en 2027.

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha explicado que la intención del Gobierno Regional es ampliar estos años para "protegerla y garantizarla que al menos hasta el curso 2026 y 2027".

"Si la Ley Celaá no va en contra de la concertada ni contra los conciertos los veremos en la tramitación de la misma ley", ha dicho Ayuso en la inauguración del Instituto de Medicina Legal en Valdebebas.

La duración de la educación obligatoria es de diez años y, por ese motivo, se ha considerado acertado hacer coincidir ese plazo con la vigencia de los conciertos para dar a las familias madrileñas esa garantía.

El Ejecutivo regional adopta esta medida, en línea con su estrategia para blindar la educación concertada ante la aprobación inminente de la Ley Celaá.

Con esta iniciativa, la Comunidad de Madrid muestra su disconformidad con la intención del Gobierno central de reducir el papel de la educación concertada a una red subsidiaria y no complementaria de la pública, eliminando el concepto de la demanda social, la cesión de terrenos y la educación diferenciada.

Aguado ha mostrado su deseo de que ninguna ley trunque la apuesta de la Comunidad de Madrid por la libertad de elección de las familias.

Ossorio ha opinado que hay "un duelo" de la Ley Celaá con la educación concertada, con la educación especial y con el español.

En la Comunidad de Madrid, durante el presente curso escolar 2020-2021, más del 29 por ciento de las familias ha optado este curso escolar por educación concertada, lo que se traduce en cerca de 370.000 alumnos.

Según la Administración regional, la libertad de elección de centro educativo es uno de los pilares del sistema educativo madrileño, ya que el 94 por ciento de los padres ha conseguido la primera opción de centro para sus hijos, el mejor porcentaje registrado en la región en toda la serie histórica.

La tramitación del decreto para elevar la duración de los conciertos se suma a otras medidas adoptadas por la Comunidad de Madrid para reforzar la libertad de elección de las familias.

El pasado 4 de diciembre, el Ejecutivo madrileño publicó las instrucciones para este proceso dirigido a alumnos de segundo ciclo de Educación Infantil (3-6 años), Primaria, Secundaria, Bachillerato y Educación Especial.

Madrid ha sido la primera comunidad autónoma en aprobar estas instrucciones, una circunstancia que permitiría continuar como hasta ahora con la admisión de alumnos.

De esta manera, en el próximo proceso de admisión se mantiene el distrito único en cada municipio, por el cual se garantiza la igualdad de condiciones para todas las familias para la elección de centro en su municipio, independientemente de donde residan.