Madrid Actual

El empleo de 37 trabajadores de los centros de mayores de Móstoles, en el aire

A. Moreno / EFE - Miércoles, 09 Diciembre 2020 12:03
Archivado en:
El empleo de 37 trabajadores de los centros de mayores de Móstoles, en el aire

La alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse (PSOE), ha afirmado que el ayuntamiento está trabajando en encontrar una solución urgente para evitar que 37 trabajadores de los centros de mayores de la localidad sean despedidos a partir del 1 de enero, después de que "un error" haya retrasado la renovación del contrato.

El PP denunció la semana pasada que el contrato con la empresa que presta estos servicios de actividades en todos los centros de mayores "finalizó en abril de 2020" y que el Ayuntamiento "no inició los trámites necesarios para prorrogar el contrato, por lo que el 1 de enero concluye la vinculación máxima legal con esta empresa".

"A esa desidia se une que el Gobierno del PSOE no ha empezado tampoco la tramitación del nuevo pliego para adjudicar este servicio", añadían desde el PP en un comunicado, donde exigían a la alcaldesa que buscara una solución "urgente" a este problema, que podría provocar "el despido de 37 trabajadores".

Según la portavoz del PP, Mirina Cortés, los trabajadores les han trasladado su preocupación, ya que dicen que "el Ayuntamiento va a suspender todas las actividades que se realizan con mayores a partir del 1 de enero, despidiendo a 37 trabajadores que hacen esto posible, los cuales no han dejado de trabajar".

"Esto ha sido un error, y así lo asumimos como tal y lógicamente no puede volver a suceder. No les quepa la menor duda que voy a tomar la decisión que tenga que tomar para que no vuelva a suceder. Vamos a intentar que los trabajadores no tengan ningún problema", ha reconocido la alcaldesa durante la celebración del Pleno municipal.

Posse ha insistido en que, en estos momentos, se está trabajando en buscar "una solución que dañe cuanto menos a los trabajadores municipales", por lo que espera que al final se encuentre una vía para ello, aunque ha reconocido que, a día de hoy, no puede asegurar "que esos trabajadores puedan quedar dentro".