Goirigolzarri dice que el nuevo banco será más rentable y dará más dividendo

Goirigolzarri dice que el nuevo banco será más rentable y dará más dividendo

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha pedido este martes el apoyo de los accionistas a la fusión de la entidad con CaixaBank con la promesa de que el nuevo banco, que será el mayor de España, será más rentable y ello permitirá abonar un dividendo mayor en efectivo.

Durante su discurso en la junta de accionistas para dar luz verde a la operación, el banquero explicó que Bankia quiso adelantarse, ante una posible concentración del sector, para llevar a cabo una integración desde una posición de mayor fortaleza financiera.

Y con CaixaBank encontró la posibilidad de crear un grupo con un volumen de activos superior a 660.000 millones, cuotas de mercado cercanas al 25 % y más de 20 millones de clientes.

Goirigolzarri ha destacado la solvencia del nuevo banco y sus niveles de morosidad, pero ha hecho especial hincapié en la rentabilidad, ya que el nuevo grupo espera más de 1.000 millones de euros en sinergias; aspira a generar 290 millones anuales por la vía de mayores ingresos y ahorrar 770 millones a partir del 2023.

En términos de beneficio por acción, la entidad resultante alcanzará en 2022 un nivel de 0,33 céntimos por acción, un 28 % más de lo que obtendría CaixaBank de forma independiente y casi un 70 % superior al que alcanzaría Bankia.

En términos de rentabilidad sobre capital tangible o ROTE, la entidad combinada podrá alcanzar en 2022 un 8,2 %, muy superior al que alcanzarían los dos bancos por separado, lo que permitirá en el futuro la distribución de unos mayores dividendos en efectivo.

El nuevo grupo, que mantendrá la marca CaixaBank, tendrá presencia en más de 2.200 municipios de España y en 290 de ellos será la única entidad bancaria.

El banquero cree que el proyecto de fusión que aprobarán este martes los accionistas es "la mejor respuesta a los retos a los que se enfrenta el sector en el medio plazo".

La operación se basa en un canje de 0,6845 acciones ordinarias de CaixaBank por cada acción de Bankia, lo que supone una prima sobre la cotización de esta última entidad el día del anuncio de la operación del 20 % o del 28 % de la media de los tres meses anteriores, que es el indicador más comúnmente utilizado.

ACCIONISTAS Y CONSEJO

Los antiguos accionistas de CaixaBank tendrán el 74,2 % del capital de la nueva entidad y los de Bankia, el 25,8 %.

Los principales accionistas serán Criteria-Fundación la Caixa, que poseerá el 30 %, y el Estado, a través del FROB, con un 16 %; los inversores institucionales representarán el 37 %, y el 17 % restante quedará en manos de más de 750.000 pequeños accionistas.

El nuevo consejo estará compuesto por un tercio de consejeros provenientes de Bankia y dos tercios que vienen de CaixaBank.

Por categorías, dentro de los 15 miembros que compondrán el nuevo consejo habrá tres consejeros dominicales, dos representando a Criteria-Fundación la Caixa, y uno en nombre del FROB.

El 60 % del máximo órgano de gestión estará compuesto por consejeros independientes y el 40 % del consejo serán mujeres.

La sede social se mantendrá en Valencia, ciudad en la que tanto Bankia como CaixaBank tienen sus domicilios sociales, aunque habrá dos sedes operativas, una en Madrid y otra en Barcelona.

En palabras de Goirigolzarri, se trata de un proyecto que, "desde la humildad siempre necesaria, tiene una enorme ambición", pues busca liderar la banca española en una etapa de enorme transformación.