La Comunidad hará "todo lo que esté en su mano" para blindar la educación concertada

La Comunidad hará "todo lo que esté en su mano" para blindar la educación concertada

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha aseverado este miércoles que la Comunidad de Madrid hará "todo lo que esté en su mano" para "blindar la elección de los padres" en cuanto a la educación de sus hijos, y para "blindar la educación concertada" ante la reforma educativa de la Lomloe.

Esta reforma educativa, también conocida como ley Celaá, no incluirá en su texto que el castellano es la lengua vehicular en la enseñanza ni aparecerá como que es lengua oficial del Estado y, además, fijará que no se podrá financiar aquellos centros que segregan a los alumnos por sexo.

A esta ley se ha referido Aguado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, al entender que ataca a la educación concertada, y por lo que ha dicho que espera que el Gobierno de España "rectifique" y "abandone esa obsesión por atacar" este modelo.

"Desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid seguiremos defendiendo este modelo educativo y la convivencia con el modelo puramente público y con la educación privada", ha señalado Aguado.

Ha afirmado que esa es tanto su voluntad como la de la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, además de la de todo el Consejo de Gobierno, que hará todo lo que esté en sus manos para que este modelo "de libertad y de respeto entre los tres modelos distintos, pero perfectamente compatibles, sigan vigentes" en la región madrileña.

Aguado ha asegurado que el Gobierno madrileño, además de blindar la educación concertada, quiere seguir garantizando la educación pública y "seguir permitiendo que haya educación privada", porque son "complementarias" y demandadas por los ciudadanos, tres modelos que son "necesarios" en Madrid, ha aseverado Aguado.

Se ha demostrado que la concertada es un modelo de éxito, ha continuado el vicepresidente, que ha detallado que el modelo de la concertada es solicitado por más de 300.000 familias que llevan a sus hijos a este tipo de centros en la región madrileña.

"Son las familias las que tienen que tener la capacidad de elegir la educación que quieren para sus hijos, el modelo educativo por el que apuestan", ha insistido el vicepresidente antes de que señalar que los poderes públicos y las administraciones no deberían de "inmiscuirse" en esa decisión.

El pasado 5 de noviembre, el consejero madrileño de Educación y Juventud, Enrique Ossorio, también arremetió contra las "barbaridades" de la reforma educativa de la Lomloe, y aseguró -tras ser acusado por ello por parte de los grupos de izquierdas- que "no es verdad" que el Ejecutivo madrileño atienda más a la concertada, sino que todo depende de las familias.

Además, manifestó que, con las enmiendas que se están tramitando de la Lomloe, la izquierda "no tiene complejo en quitar la demanda social de la Ley Orgánica de Educación, no tienen complejo en querer convertir la concertada en una red subsidiaria y no tienen complejo en intentar impedir que los ayuntamientos puedan ceder terrenos a los centros concertados".