Los empresarios del ocio nocturno ven "inviable" convertir sus locales en bares

Los empresarios del ocio nocturno ven "inviable" convertir sus locales en bares

La patronal madrileña de ocio nocturno ha considerado este viernes que la orden aprobada por la Comunidad de Madrid que permite a los locales abrir como bares y restaurantes es "inviable" desde el punto de vista "económico y técnico", y necesitan seguir teniendo suspendida su actividad para eximirse del pago de la renta de alquiler.

En un comunicado, señala que la medida "no es recomendable" para los empresarios del ocio nocturno al "poner en riesgo" el auto favorable de un juzgado de Madrid sobre las medidas cautelares para la suspensión del pago de la renta de los contratos de alquiler para aquellas actividades que estén obligadas a estar cerradas por la pandemia.

“El sector del ocio nocturno no puede salir a competir con la restauración tradicional en un mercado tan frágil y débil como el actual, con productos de quinta gama o de catering” explica Tito Pajares, presidente de la patronal.

Desde ayer, salas de baile y de fiestas, discotecas y cafés-espectáculo podrán funcionar como restaurantes, bares y cafeterías, con un horario de cierre máximo a la una de la madrugada en las zonas sin restricciones que no se aplicará al servicio de entrega de comida a domicilio y de recogida por clientes.

En cambio, en las zonas con restricciones, como Madrid capital, deberán cerrar a las once de la noche como tarde y admitir a nuevos clientes a las diez como máximo.

Estos horarios son los mismos que tienen en la actualidad los establecimientos de hostelería y serán de aplicación a: bares de copas; tabernas y bodegas; chocolaterías, heladerías, salones de té y asimilables; bares y restaurantes de hoteles; salones de banquetes; café-espectáculo; salas de fiestas; restaurantes-espectáculo; discotecas y salas de baile; teatros, pabellones de congresos y parques de atracciones y ferias, siempre que dispongan de servicio de bar con licencia.

Pero los empresarios subrayan que no disponen de personal de cocina y "teniendo a todos nuestros empleados en ERTE, supondría contratar personal nuevo para dar un servicio de restauración en condiciones óptimas", subraya.

Por ello, exigen una reunión con el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, para acordar "medidas adecuadas" para un sector con más de 20.800 puestos de trabajo y 2.600 establecimientos.