300 vecinos de la Cañada Real cortan media hora la A-3 y hieren a varios policías

300 vecinos de la Cañada Real cortan media hora la A-3 y hieren a varios policías

Unos 300 vecinos del sector VI de la Cañada Real Galiana han cortado esta tarde durante 35 minutos la A-3 en este punto y han herido a cuatro agentes que han acudido al lugar para desalojarles de la vía, han informado fuentes policiales.

Los hechos han tenido lugar sobre las 17 horas de este miércoles, cuando estas 300 personas, llegadas de este cercano asentamiento en la antigua vía pecuaria, han quitado las vallas y han accedido a la autovía, cortando el tráfico en ese punto.

Hasta el lugar han llegado a los pocos minutos agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, que han echado, no sin dificultad, a los manifestantes, que pedían que la compañía eléctrica retomara el suministro de luz a la zona, cortado o intermitente desde hace dos semanas.

Algunos de los manifestantes han tirado piedras a los agentes, resultado herido y causando baja uno de ellos. Otros tres policías han resultado heridos por contusiones y diversas lesiones leves, así como una vecina, que se ha caído. Los cinco han sido atendido por sanitarios del Samur-Protección Civil, pero no han tenido que ser trasladados al hospital, ha informado un portavoz de Emergencias Madrid.

Antes de las 18 horas la circulación ya estaba restablecida en la zona, aunque continúan los antidisturbios en el lugar por si vuelven a cortar la carretera.

Los vecinos del sector VI ya habían enfrentado ayer por la tarde a la Policía con pedradas y barricadas tras cortar al tráfico la rotonda de acceso a la Cañada con grandes ruedas y otros enseres. A la llegada de los agentes, algunos vecinos les respondieron con lanzamiento de piedras y otros objetos contundentes.

Finalmente, los agentes consiguieron levantar las barricadas y apenas tuvieron que realizar alguna carga. Los bomberos apagaron los fuegos que habían provocado en varios puntos. No se registró ni heridos ni detenidos y el Samur-Protección Civil no tuvo que intervenir.

Los vecinos se quejan de que llevan dos semanas con continuos cortes de luz. La compañía eléctrica ha decidido cortársela debido a los numerosos enganches ilegales y a una sobrecarga en la red del 500 por ciento, provocada en gran parte por las plantaciones de marihuana que hay allí.