Los obispos españoles están "perplejos" por la división entre Sanidad y Madrid, y piden un "equipo científico independiente"

Los obispos españoles están "perplejos" por la división entre Sanidad y Madrid, y piden un "equipo científico independiente"

Los obispos españoles se han mostrado "perplejos" ante la "división" entre el Ministerio de Sanidad y la Comunidad de Madrid sobre las restricciones para contener la segunda ola de la pandemia del coronavirus y piden que haya un "equipo de científicos independientes" que asesore a los gobernantes.

Así lo ha expresado el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, este jueves 1 de octubre en la rueda de prensa posterior a la reunión de la Comisión Permanente de la CEE.

"Como cualquiera de nuestros conciudadanos, estamos perplejos por el hecho de que ante una situación grave no haya acuerdo", ha subrayado Argüello, al mismo tiempo que ha sugerido la necesidad de "crear verdaderos equipos de profesionales que asesoren a los gobernantes" y que estos tengan "una palabra de autoridad" y "una voz más grande".

Los prelados han expresado su "perplejidad" por el hecho de que en medio de la pandemia los responsables políticos llamen, por un lado, a la "unidad" y, al mismo tiempo sean "lanzadas al camino muchas piedras de división".

En este contexto, Argüello ha pedido "por favor" a los responsables políticos que abandonen los "enfrentamientos", que dejen de "afirmar cada uno lo propio" y "logren acuerdos" para dar una respuesta común a la expansión del virus en España. No obstante, en este caso de las restricciones en la Comunidad de Madrid, cree que "una vez más tendrán que pronunciarse los tribunales".

Sobre la reducción a un tercio del aforo en los centros, de acuerdo con la Orden del Ministerio de Sanidad publicada este jueves en el Boletín Oficial del Estado (BOE), el portavoz de los obispos ha indicado que "en principio" les parece "adecuado" el criterio de "proporcionalidad", aunque también ha defendido que la misa es "esencial".

"La participación en la misa es esencial, hay que conjugar que la eucaristía se celebre y que pueda haber una participación en la medida de lo posible", ha precisado. Con lo que no estaban de acuerdo era con hacer una restricción del aforo en las iglesias en números absolutos y, por ello, hicieron llegar al Gobierno, según ha afirmado, su propuesta de la proporcionalidad.

"El criterio de proporción nos parece más adecuado y en un momento de excepcionalidad, queriendo contribuir, si hay que reducir un tiempo el aforo de los templos a un tercio, en principio, con carácter general nos parece más adecuado que el número absoluto", ha subrayado.

Así, ha señalado que hay que vivir en esa "tensión" en la que los "dos polos son legítimos": la reivindicación del derecho fundamental a participación en la misa y la responsabilidad cívica para no contribuir a extender el virus. Lo que no les gustaría, según ha dicho, es que se volvieran a repetir escenas vividas al comienzo del Estado de Alarma cuando la Policía interrumpió algunas misas.

Asimismo, Luis Argüello ha reflexionado sobre otros asuntos y ha asegurado que la Iglesia no puede "mirar para otro lado" cuando "se pone en juego en la plaza pública la dignidad de la vida humana, la suerte de los temporeros inmigrantes, la situación de las residencias". En concreto, sobre la eutanasia, los obispos piden "una buena muerte", que pasa por "los cuidados paliativos".