Madrid Actual

El rey destaca la labor de la Universidad para garantizar este complejo curso

A. Moreno / EFE - Miércoles, 23 Septiembre 2020 14:15
Archivado en:
El rey destaca la labor de la Universidad para garantizar este complejo curso

El rey ha inaugurado este miércoles el curso universitario valorando la voluntad de las 83 universidades españolas para garantizar el servicio educativo para todos a pesar de las "circunstancias tan complejas" por el coronavirus, y ha expresado su respeto y gratitud hacia "la familia universitaria".

Lo ha dicho Felipe VI en la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) -celebra el 50 aniversario de su creación-, donde ha recordado que la covid ha afectado ya al normal desarrollo de dos cursos, y ha elogiado "el gran esfuerzo" hecho por las universidades para transformar sus métodos de docencia.

"Mucho es el sufrimiento, mucha es la angustia y la incertidumbre que llevamos acumulados y que en estos días vuelven a intensificarse", ha lamentado el monarca.

Pero ha deseado "sinceramente" que, frente a los enormes retos, a la pandemia y sus consecuencias, prevalezca "la ilusión y la esperanza que siempre debe infundir la trascendental acción humana de enseñar y aprender".

"Las universidades, como instituciones sociales, destacan por su contribución al fortalecimiento de los valores democráticos sobre los que se sustenta la sociedad española", ha añadido don Felipe, quien ha recibido una larga ovación de los académicos y profesores presentes en el auditorio.

También ha ofrecido el apoyo de la Corona para que España cuente con un sistema universitario "moderno, robusto, comprometido e innovador, con capacidad de anticipación y de adaptación a los cambios" y en el que se refuerce la libertad de cátedra y pensamiento.

Al acto ha acudido el ministro de Universidades, Manuel Castells, que fue profesor del rey en la Universidad Autónoma de Madrid, y quien ha recalcado que vivimos en "un momento singular" marcado por la pandemia, que ha provocado la adaptación de las enseñanzas y "una profunda crisis socioeconómica".

Tras criticar los recortes de años anteriores, Castells ha apostado por aumentar hasta el 5 % del PIB el gasto para educación, con una parte importante para la Universidad.

Ha dicho que la "principal responsabilidad" de las universidades es la educación de los jóvenes y, además, que "sin investigación no hay universidad".

También han asistido el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), José Carlos Gómez Villamandos, que se ha referido al modelo bimodal (presencial y telemático) que se debe aplicar por la pandemia, mejorando al de los últimos meses del pasado curso también afectado por la covid, pero "sin renunciar a la esencia" de lo que es la educación superior.

Por su lado, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha expresado el objetivo de "promover una auténtica transformación" que sitúe a las universidades como "referente en innovación educativa", ha indicado.

La lección inaugural del curso ha corrido a cargo de Jaime Lamo de Espinosa, profesor emérito de la Universidad Politécnica de Madrid.

 El curso universitario ha arrancado este septiembre aplicando las medidas higiénico sanitarias que está provocando el coronavirus.

Así, la mascarilla es obligatoria en las clases que se vayan a realizar de manera presencial, además de en los espacios comunes.

Se debe guardar una distancia de al menos 1,5 m dentro de clase y cuando no se dé el caso, los alumnos se turnarán para asistir presencialmente al aula o seguir la clase por internet.

También existe la posibilidad de seguir la clase desde una "aula espejo", es decir, una clase cercana con pantalla para atender las enseñanzas por videoconferencia.

Otra medida es mantener las ventanas abiertas todo el tiempo que sea posible y ventilar al menos durante 10 o 15 minutos al inicio y final de la jornada y en las aulas después de cada clase lectiva.

Cada universidad debe tener un protocolo anticovid y una persona responsable global de la gestión de las actuaciones derivadas de la pandemia y, a su vez, cada facultad, escuela, instituto de investigación o centro adscrito dispondrá de una persona de referencia responsable para la gestión de la crisis.

Se debe reservar un espacio en el centro para aislar a la persona que se detecte como caso sospechoso, quien deberá después permanecer aislado en su domicilio hasta disponer de los resultados de las pruebas diagnósticas. Si el caso se confirma, debe permanecer en aislamiento domiciliario.

Este estudiante no podrá reincorporarse a la actividad académica normal hasta que sea indicado por las autoridades sanitarias, pero tendrá el derecho de recibir la docencia correspondiente de forma no presencial, siempre atendiendo a la idiosincrasia y especificidades de cada asignatura.

Desde el momento en que se confirme el diagnóstico se realizará un estudio de contactos dentro de la comunidad universitaria y, una vez detectadas esas personas, se les comunicará que deberán pasar a estar en cuarentena en sus lugares de residencia.

En el caso de la constatación de un número elevado de estudiantes (o resto de miembros de la comunidad universitaria) afectados, cualquier decisión sobre cerrar un centro o una universidad deberá ser tomada conjuntamente por los responsables de la universidad y las autoridades de la política sanitaria y universitaria.