fbpx

Consejos para mantener una boca sana y limpia

Archivado en:
Consejos para mantener una boca sana y limpia
Archivado en:

Para poder disfrutar de una buena salud, es muy importante mantener una boca sana y limpia, y es que no debemos olvidar que se trata de la entrada al interior de nuestro cuerpo, por lo que es esencial que mantengamos una adecuada higiene y realicemos una adaptación de las piezas que se van deteriorando como por ejemplo implantes dentales en un día o empastes, garantizando así una mordedura más efectiva y una reducción sustancial del riesgo de infecciones.

Cepilla tus dientes con regularidad

Por todos es sabido que el pilar fundamental de una buena salud bucodental es el cepillado de dientes, pero para conseguir los mejores resultados, es importante que realicemos esta acción al menos tres veces al día, después del desayuno, la comida y la cena.

Debemos utilizar un cepillo de calidad (manual o eléctrico), el cual deberemos cambiar aproximadamente cada tres meses, ya que con el paso del tiempo irá perdiendo efectividad muy especialmente a la hora de eliminar la placa dental así como de la parte interior de las encías.

También es muy importante que optemos por una pasta dentífrica de calidad y que garantice una perfecta limpieza y desinfección de la boca.

Utiliza colutorio para garantizar una boca sana y limpia

Por sí mismo, el cepillado de dientes no es todo lo efectivo que nos gustaría, de manera que si queremos mejorar al máximo la limpieza y disfrutar de una boca limpia y sana, deberemos también utilizar colutorio gingivodental.

Se trata de un producto muy fácil de usar y que requiere apenas unos minutos cada día, siendo la principal ventaja que, debido a su textura líquida, consigue acceder no solo entre los dientes, sino también incluso por los recovecos que se encuentran entre el diente y la encía, lugar donde se acumulan más bacterias y sarro.

Los irrigadores bucales, una solución muy completa

Hay otra solución que también es muy interesante que son los irrigadores bucales, un aparato que expulsa agua a presión a través de un cabezal, el cual iremos pasando a lo largo y ancho de toda nuestra boca.

Una de las principales ventajas de estos aparatos es que consigue eliminar la placa más resistente entre dientes y debajo de las encías, incluso aquella con la que los cepillos y el colutorio no consiguen nada.

De hecho, cuando utilizamos este aparato, notamos una limpieza asombrosa en la boca, como si acabáramos de salir de la consulta del odontólogo.

Si quieres una boca sana y limpia, es importante que visites al dentista

Con la limpieza que hemos detallado en los puntos anteriores, vamos a conseguir reducir al máximo los problemas bucodentales, ya sean enfermedades, infecciones, acumulación de sarro, aumento de la sensibilidad dental, dolores, etc.

Pero esto no nos va a garantizar al 100 % la salud bucodental, de manera que deberemos visitar al menos una vez al año a nuestro dentista (dos veces en el caso de los peques), con el objetivo de que realice una completa revisión de la boca para detectar el comienzo de cualquier tipo de problema dental.

Esto permitirá detectar con antelación enfermedades y dolencias de todo tipo, pudiendo actuar de forma más efectiva, evitando la evolución de la misma, y por supuesto reduciendo molestias y dolores que acabarán derivando de ellas.

Teniendo en cuenta estos consejos para mantener una boca sana y limpia, no solo vamos a disfrutar de una sonrisa mucho más estética, sino que además estaremos más protegidos frente a amenazas para nuestra salud como pueden ser las infecciones y los problemas digestivos entre otros.