fbpx

La Guardia Civil analiza un coche que pudo estar implicado en los atropellos de El Álamo

La Guardia Civil analiza un coche que pudo estar implicado en los atropellos de El Álamo

La Guardia Civil está analizando un vehículo que puede estar implicado en los atropellos que perpetró un conductor el pasado domingo en El Álamo (Madrid) durante una reyerta multitudinaria y que dejó heridas leves al menos a tres personas antes de que, horas después, otro coche arrollase mortalmente a dos jóvenes.

Fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid han confirmado que los investigadores han localizado un vehículo que podría ser el que atropelló a al menos tres personas, una de ellas un niño, sobre la medianoche del domingo al lunes en el transcurso de una reyerta tras una fiesta de pedida de mano entre dos clanes familiares.

Estas personas acudieron por sus medios al hospital Rey Juan Carlos de Móstoles, según detallaron fuentes de la investigación.

Además de analizar este vehículo, los investigadores siguen las pesquisas para localizar al ocupante o ocupantes del coche que, varias horas después de la reyerta, atropelló a tres personas causando la muerte de una pareja y heridas graves a una familiar.

Fuentes de la investigación explican que las pesquisas avanzan a pesar de que inicialmente los aproximadamente 50 asistentes a la fiesta guardaron silencio.

Se toman declaraciones y el laboratorio de Criminalística analiza unos restos de pintura que se encontraron en la zona del atropello mortal para determinar si pueden ser del vehículo implicado en las muertes, detallan las fuentes.

Los fallecidos son Peque, de 28 años, y Jessie, de 27, una pareja de Vallecas que acudió como invitada a la fiesta de pedida y tenía cuatro hijos, según han declarado sus familiares.

En el hospital sigue ingresada Lucía, una familiar de 18 años que les acompañó en esa huida y que resultó herida de gravedad por el mismo vehículo que acabó con la vida de la pareja.

Tras la reyerta, que acabó con el acuerdo que había para el futuro matrimonio aunque los novios protagonistas anunciaron que huirían para seguir juntos, los ahora fallecidos se ocultaron en una casa, pero luego decidieron huir del pueblo andando por la carretera en la que fueron atropellados intencionadamente, según los testimonios recabados entre sus familiares.

Mientras que el dueño del bar y los familiares han explicado que la reyerta se trató de un enfrentamiento por la música que se estaba poniendo en la fiesta, los investigadores no descartan que además de ese problema hubiera desavenencias previas entre los clanes.