Comienza el desmontaje del puente de Joaquín Costa

Comienza el desmontaje del puente de Joaquín Costa

 El Ayuntamiento de Madrid comienza a partir del lunes el desmontaje de la estructura por daños estructurales en el puente de Joaquín Costa, tras detectarse unas fisuras longitudinales en el mes de febrero.

La calle Velázquez, en el tramo más cercano a Joaquín Costa, será de doble sentido desde este lunes, mientras duren las obras de desmontaje del scalextric, que comenzarán en el tramo de Príncipe de Vergara.

Tras constatar el mal estado de la estructura, el Ayuntamiento procedió, como medida preventiva, al corte inmediato de un carril por sentido en el puente que une las calles de Joaquín Costa y Francisco Silvela sobre las glorietas de López de Hoyos y Príncipe de Vergara, para reducir las cargas sobre el mismo.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, aseguró que la prioridad del Ayuntamiento fue, en primer lugar, "preservar la integridad física" de los ciudadanos evitando el colapso de la estructura, y en segundo lugar "minimizar en la medida de lo posible" la afectación al tráfico de este cierre.

"Somos conscientes de que va a haber perjuicios considerables de movilidad", admitió Almeida, que afirmó que para causar las menores molestias posibles las obras se realizarán con rapidez, en cuatro meses, y trabajando fundamentalmente de día.

Para desmontar el scalextric, el Ayuntamiento ha contratado las obras por el procedimiento de urgencia y se han adjudicado por 9,3 millones de euros a Dragados, que tendrá 4 meses de plazo para que el scalextric desaparezca.

Los trabajos de desmontaje y demolición se iniciarán en el primer tramo del ramal de Príncipe de Vergara, lo que permitirá habilitar un nuevo paso peatonal que dé continuidad al itinerario peatonal de la calle Francisco Silvela sin necesidad de rodear la ocupación de Príncipe de Vergara.

El Ayuntamiento quiere materializar a la mayor brevedad posible un paso peatonal transversal bajo el viaducto, que se implementaría en el tramo entre las calles López de Hoyos y Príncipe de Vergara, reduciendo así la distancia actual entre los pasos de peatones existentes, que se sitúan a ambos extremos de la ocupación, con una distancia entre ellos de 650 metros.

Almeida avanzó que este paso peatonal podría estar listo en la primera quincena de agosto, una vez que se haya procedido a dotar a esa parte del puente de una estructura auxiliar que sostenga provisionalmente su peso; estos trabajos de apuntalamiento y cimbrado podrían iniciarse en la última semana del mes de julio y durarían un mes.

Una vez que esto se resuelva, se tomarán más medidas para agilizar la movilidad de la novena calle con el tráfico más denso de la capital, para evitar que las obras perjudiquen a la movilidad de todo el entorno.

Los trabajos de serrado se realizarán durante el día, mientras que los de carga y transporte se tendrán que realizar durante la noche debido al gran tamaño de los vehículos de transporte; dada la necesidad de finalizar la demolición lo antes posible, está previsto que los trabajos se lleven a cabo de lunes a sábado.