fbpx

Altos niveles de polen de gramíneas en Madrid

Archivado en:
Altos niveles de polen de gramíneas en Madrid
Archivado en:

La región registra estos días altos niveles de polen de gramíneas, mientras que los de olivo y plantago han descendido en las últimas semanas y su nivel actual es bajo, según datos recogidos de la Red Palinocam de la Comunidad de Madrid.

Concretamente, ayer jueves se anotaron 120 granos de polen por metro cúbico de aire de medio, con un máximo de 182 en la estación de medición de Las Rozas y de mínima 87 en la de Leganés. Los niveles de polen de plantago se situaron en una media de 12, con 24 de máxima en Leganés y 5 de mínima en el madrileño barrio de Salamanca. Los de olivo son 12 granos de media, con 15 de máximo en Las Rozas y 9 en Alcalá.

Las gramíneas y plantago son plantas silvestres, muy comunes en los descampados, herbazales y praderas, lo que es habitual en zonas más rurales de la región y donde los niveles de polen son mayores. Pero también en núcleos urbanos como parques, calles y descampados. Este mes comienza su floración y también la de olivo.

Los efectos en salud de niveles elevados de polen y partículas varían en función de la sensibilidad individual. Además, en personas con enfermedades alérgicas y respiratorias, pueden agravar y aumentar la frecuencia de las crisis respiratorias y asmáticas.

Es importante recordar que hay aumentos bruscos de concentraciones polínicas aquellos días de tormentas primaverales de alto contenido eléctrico y vientos fuertes, en los que se reflota gran cantidad de polen. Por el contrario los días de lluvias constantes y abundantes se produce el efecto de lavado atmosférico y los niveles de polen disminuyen

CONSEJOS PARA ALIVIAR LA ALERGIA

Los principales consejos para aliviar la alergia en periodos de niveles elevados de polen son evitar el contacto directo con las plantas productoras del polen al que se tiene alergia, mantener bien limpias las manos y la cara, lavando nariz y ojos frecuentemente con agua fresca, y, en el exterior, evitar el contacto del polen con las mucosas de la boca, nariz y ojos, empleando gafas de sol, además de mascarillas.

En el domicilio, se recomienda utilizar el aspirador y bayetas húmedas para limpiar el polvo y dormir con las ventanas cerradas, así como usar filtros de polen en el aire acondicionado de viviendas y también vehículos. También es aconsejable viajar en coche con las ventanillas cerradas, evitando desplazamientos en moto o bicicleta.

Además se aconseja seguir la medicación según lo indicado por el médico. Los medicamentos antihistamínicos pueden producir somnolencia y disminuir la atención, lo que hay que tener en cuenta a la hora de conducir y realizar actividades que requieran concentración.

Aparte del polen, existen otros factores que pueden empeorar los síntomas y que los alérgicos al polen deben evitar, como son humos y vapores, olores fuertes, contaminación atmosférica, cambios bruscos de temperatura o realizar ejercicio físico sin preparación.