Los sindicatos lamentan que más Educación Física perjudique a las optativas

Los sindicatos lamentan que más Educación Física perjudique a las optativas

Los sindicatos mayoritarios en la enseñanza no cuestionan que la Comunidad de Madrid aumente de dos a tres las horas de Educación Física en secundaria, aunque sí la forma de hacerlo, pues perjudica la "formación integral", sustrae tiempo a otras asignaturas formativas y no se ha consultado a los docentes.

Así han comentado este jueves CCOO, ANPE, CSIF y UGT, sindicatos que integran la Mesa sectorial de Educación, y la FAPA, el borrador del proyecto de decreto con el que el Gobierno Regional prevé modificar el currículo de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), vigente desde mayo de 2015.

La coincidencia principal entre los sindicatos es que el Gobierno regional no haya contado con ellos ni con los docentes para modificar el currículo y que el incremento de una hora de Educación Física sea hecho a costa de otras asignaturas, pero no de religión, que la mayoría considera un asunto de la esfera familiar.

La Comunidad de Madrid, por su parte, dice que ya hay centros educativos de la región que han implantado más horas de educación física "sin que la formación de los alumnos se haya visto mermada".

Según Educación, "la tercera hora" será implantada "de forma progresiva", en primer lugar en primero y segundo de ESO, mediante la sustitución de una hora de las asignaturas específicas opcionales y de libre configuración autonómica por otra de Educación Física.

La educación física es "muy necesaria para reducir la obesidad y el sedentarismo entre los jóvenes", dice Educación, y añade que los sindicatos podrán aportar ideas para su implantación cuando este asunto llegue al Consejo Escolar.

En cuanto a Religión, la Comunidad advierte que "es obligatorio" incluir esta asignatura -de carácter voluntario para las familias y los alumnos- como una opción prevista por la Ley Orgánica de Educación (LOMCE).

Sin embargo, una vez conocido el borrador que prepara Educación, CCOO ha expresado su "rechazo absoluto" al proyecto porque -dice- "implica un ataque en toda regla a la formación integral del alumnado" en la Comunidad de Madrid.

La secretaria de la Federación de Enseñanza de CCOO Madrid, Isabel Galvín, dice en una nota de prensa que el cambio previsto "debilitará aún más el aprendizaje de una segunda lengua y las enseñanzas artísticas como la música y el dibujo, pero también la cultura clásica, la filosofía o el ajedrez".

"Este nuevo currículum es un duro golpe al derecho a una educación integral para el siglo veintiuno, y supondrá que gran parte del alumnado madrileño quede rezagado con respecto a otras comunidades autónomas y países de nuestro entorno", dice CCOO.

Galvín critica también que el currículum nuevo suponga suprimir horas de las materias de libre configuración autonómica, lo que supone "dinamitar el modelo de optatividad" en la ESO, que -dice- "tiene un gran valor porque adapta la oferta a la diversidad del alumnado" y la convierte en un lugar inclusivo que garantiza una formación variada.

Por otra parte, CCOO dice que la medida supone una "privatización encubierta", pues "condena a las familias a recurrir a las actividades extraescolares privadas para que sus hijos estudien lo que no les ofrecen los centros educativos".

Andrés Cebrían, de ANPE, reconoce el beneficio de la "tercera hora" de ejercicio físico para el alumnado, aunque cuestiona la forma en que se haga, "a costa de la reducción de otra" asignatura optativa.

Además, la ANPE -dice Cebrían- considera que el tema "debería ser negociado directamente con el profesorado en Mesa sectorial, por cuanto es un asunto que les afecta directamente en sus condiciones de trabajo".

Para la ANPE, "lo mínimo" que debería hacer Madrid es contar con los sindicatos en una mesa de negociación, pues estos conocen sólo el borrador pero no su "alcance", y "no está claro a costa de qué asignaturas" se procederá a modificar el currículo.

En UGT Madrid, la portavoz de su Federación de Educación Isabel Blanco ha recordado que su sindicato ya ha dicho en varias ocasiones que "el currículum de la ESO en Madrid es deficitario en materias determinadas y que los horarios son insuficientes, sobre todo en asignaturas ligadas con humanidades, segundos idiomas o enseñanzas artísticas".

Y ha lamentado que sea precisamente de esas asignaturas de donde se va a sacar la hora complementaria de Educación Física, cuando "debería ser sacada de religión, que forma parte del ámbito íntimo y privado y es una materia que puede ser complementada en las familias o en las parroquias".

A UGT no le parece "oportuno", ha añadido Blanco, llevar a cabo esta modificación del currículo "sin contar para nada con la opinión de docentes y sindicatos, que son quienes conocen la pedagogía, la didáctica y el objeto de la enseñanza".

En la FAPA Giner de los Ríos, su presidente, Camilo Jené, ha dicho que el incremento en la educación física "es adecuado a la necesidad juvenil de más ejercicio físico", aunque discrepa en torno a la forma en que será modificado el currículo.

Según Jené, hay varias posibilidades, entre ellas potenciar actividades deportivas fuera del horario lectivo, pero sabiendo qué otro tipo de asignaturas decaerán, y añade que, en cualquier caso, si de alguna asignatura se debiera prescindir, debería ser religión.

Y con respecto a la ampliación de las horas de ejercicio físico en Primaria, Educación dice que será coordinada con los centros educativos, que deberán aprobar un plan específico que incremente la actividad física "antes del comienzo de las clases y durante los recreos, para no modificar la carga lectiva".