fbpx

Sacristán: Me pongo delante de la gente para que crean que soy el que no soy

1x1
Sacristán: Me pongo delante de la gente para que crean que soy el que no soy

José Sacristán lleva más de sesenta años de carrera, pero ni un solo día ha dejado de ser el niño de 6 años que vio fascinado por primera vez una película en su pueblo: "tiro del crío que fui constantemente y juego y me pongo delante de la gente para que crean que soy el que no soy", ha dicho.

El madrileño ha sido en el Círculo de Bellas Artes (CBA) el protagonista de un encuentro organizado por la Universidad Carlos III para conmemorar los 30 años de creación de la universidad madrileña.

"La razón por la que sigo amando este trabajo es por lo que tiene de juego, un juego muy serio del que hay que conocerlas reglas y respetarlo", ha asegurado al auditorio, al que ha hecho reír en varias ocasiones cuando ha afirmado que es "una tonadillera frustrada", que su método está a medias "entre el Stanilavsky y La Niña de los Peines" o que lo único que le queda por hacer es "la Brígida de 'El Tenorio'".

"He sido un actor de mesa camilla; de andar por casa. No hay grandes títulos de la literatura clásica en mi carrera", ha precisado el protagonista de musicales como "El hombre de la mancha", de series como "Altamar", obras como "Yo soy don Quijote de la Mancha" o películas como "El viaje a ninguna parte"

El actor ha recordado que empezó su carrera porque a su padre, comunista, le desterraron y su madre y él tuvieron que irse a Madrid y aunque estudiaba el oficio de mecánico en un centro de la capital cada vez que le preguntaban en una evaluación que quería ser él escribía "artista de cine".

Su primera oportunidad se la dio Pedro Masó que le ofreció un papel en la película "La familia y uno más": "No dormí en toda la noche. Un coche me llevó a un instituto, me senté e un pupitre y a mi lado estaba Alberto Closas. Nunca jamás he vuelto a sentir una emoción como aquel día".

El madrileño, que mañana viajará a Huesca para estrenar allí "Señora de rojo sobre fondo gris", con la que está de gira por toda España, ha recalcado que a él siempre le trataron "muy bien" los directores de cine del franquismo, entre ellos Mariano Ozores o José Luis Sáenz de Heredia.

"Confiaban en mí como actor. Mi agradecimiento a todos los que me ayudaron profesionalmente y que nadie les toque un pelo en lo personal. Jamás he tenido el menor conflicto en trabajar con gente muy próxima al régimen de Franco", ha asegurado.

Sobre la política actual, el actor, "como hombre de izquierdas" que es, está "expectante" por lo que vaya a ocurrir: el PSOE y Podemos "han cometido un error imperdonable, no ponerse de acuerdo en las primeras elecciones y la consecuencia ha sido que ahí está Vox".

Ha manifestado su "respeto" por los dos millones de catalanes que quieren la independencia pero, ha dicho, "los que han manejado ese cotarro deberían ser condenados por chapuceros; ¿con esa tropa a dónde vas?", se ha preguntado.