Modifican el perímetro de Madrid Central para conectar Princesa y Alberto Aguilera

Modifican el perímetro de Madrid Central para conectar Princesa y Alberto Aguilera

El Ayuntamiento de Madrid, gobernado por José Luis Martínez-Almeida, modificará a partir del 1 de enero el perímetro de Madrid Central permitiendo la conexión entre la calle Princesa y Alberto Aguilera al permitir el paso libre en las Mártires de Acalá y Seminario de Nobles.

Con este cambio se pretende reducir los recorridos entre la calle Princesa y los barrios de Argüelles, Gaztambide y Arapiles dado que actualmente se provocaban congestiones para evitar el área de Madrid Central.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (PP), ha informado en rueda de prensa de esta modificación, aprobada a través de un decreto de la Junta de Gobierno, tras comprobar que el 20 % de las multas en este área de bajas emisiones se producían en este tramo.

"No era razonable ni lógico que se mantuviera en los mismos términos", ha defendido el regidor madrileño, quien ha recordado que ya se permitía el paso un tramo de esta calle.

El decreto que ha aprobado el Gobierno municipal de PP y Cs prorroga además el permiso de paso a las familias con hijos escolarizados en el interior de este área de bajas emisiones.

Además, seguirán pasando los turismos de los establecimientos de comercio, restauración y hostelería, de quienes trabajen en Madrid Central de madrugada, de los coches que acceden a talleres de reparación y de los vehículos pesados (de más de 3.500 kg de masa autorizada).

Los vehículos de servicios especiales o de contratistas de administraciones públicas que acrediten que justifiquen la imposibilidad de cambiar el vehículo por contrato o por no existir la tecnología necesaria podrán seguir accediendo.

También tendrán permiso de entrada las motos de reparto hasta medianoche, que desde el pasado 30 de junio solo pueden acceder hasta las 22.00.

Sin embargo, no podrán seguir pasando los vehículos de menos de 3.500 kilogramos de masa autorizada sin pegatina, una medida que deja fuera del área de bajas emisiones a las furgonetas de reparto más viejas y contaminantes.

También quedarán fuera de Madrid Central los coches con distintivo B de las autoescuelas y los coches sin distintivo de quienes no sean residentes, que ya no podrán acudir a plazas de garaje privadas ni ser invitados por residentes.

El regidor madrileño ha explicado que la prórroga de todas estas autorizaciones no alteran "el status quo del área de bajas emisiones" y que los cambios se han trasladado a los diferentes colectivos profesionales.

Además, Martínez-Almeida ha recordado que las ayudas a la renovación de la flota se aplicarán desde 2020.