fbpx

Zahara e Iván Ferreiro llegan en concierto a la coalición perfecta

Zahara e Iván Ferreiro llegan en concierto a la coalición perfecta

En tiempos de distancias y desacuerdos imposibles de resolver en el ámbito de la política, Zahara e Iván Ferreiro han convertido este viernes un escenario en terreno para el entendimiento, el acercamiento y el cruce de sus respectivos repertorios y bandas.

Más como aliados que como "Contrapunto", título que han dado a esta ocasión única de verlos juntos bajo un inusual formato, la combinación de sus talentos ha atraído a 7.000 personas a la Feria de Madrid a un concierto al que también han asistido invitados como Dani Martín, Pucho (Vetusta Morla), Miren Iza (Tulsa), Fon Román y Ricky Falkner.

"Nos resulta muy natural tocar juntos", explicaba hace unos meses el propio Ferreiro, "una química que había que desarrollar", apostillaba su coyuntural compañera de viaje al justificar la génesis de este encuentro.

El mejor ejemplo de esas palabras ha llegado en momentos como cuando, en el tramo final, han abordado mano a mano "Años 80" en un "crescendo" de energías: las suyas, las de todo el equipo implicado e incluso las del público presto a revivir con sus gargantas este clásico de la música española con el que se ha puesto de manifiesto el carácter más festivo que experimental de la aventura.

De partida, ambos llegaban en uno de sus mejores momentos profesionales: ella, tras revelarse como prolífica escritora, a punto de estrenarse como profesora de "Operación Triunfo" y sumida en la larga y fructífera gira de "Astronauta", finalista al premio Ruido al mejor disco español de 2018 según la prensa.

A ese mismo galardón aspiró también como finalista "Casa" (2016), el más reciente álbum de temas inéditos del exmiembro de Los Piratas, al que espera dar continuidad próximamente, por lo que esta ha sido la última ocasión de verlo antes de retirarse temporalmente para sumergirse de lleno en la composición.

Diecisiete minutos después de la hora fijada, las 9 de la noche, Zahara se ha subido en silencio y a oscuras al escenario para, guitarra en mano, luciendo traje rojo de lentejuelas y en formato totalmente acústico, hacer suya "Canciones para el tiempo y la distancia" de Ferreiro.

"La última vez que canté esta canción fue hace unos 13 años en la sala Búho Real y es un milagro, una suerte y un honor hacerlo para vosotros y cerca de su autor, ¡Iván Ferreiro!", ha gritado antes de fundirse en un abrazo con el citado.

Este, que según ha contado escuchó por primera vez a su compañera al interpretar precisamente temas del disco del mismo nombre en Youtube, le ha correspondido haciendo suya al teclado "Leñador y la Mujer América".

Hasta diez músicos fruto del cruce de sus respectivas bandas se han sumado a ellos para versionar todos a una "Tupolev" de Ferreiro y después un "Guerra y paz" de Zahara, que ha reeditado así su formato original de diálogo sentimental, aunque con el gallego en el papel que en la grabación tiene Santi Balmes, algo que han repetido poco después con la mítica "Lucha de gigantes".

En total han sido unos 140 minutos de velada musical y 27 cortes, en un flujo constante de intercambio y compartición de material del que han salido beneficiadas composiciones como "Ciudadano A", proclama contra políticos que, sin artificios, han engrandecido con su absoluta coordinación y entendimiento.

Sin más cuotas preestablecidas que la de un sencillo reparto de turnos, por el que se iban alternando el micrófono bien para interpretar temas propios o ajenos, bien para compartirlos, a la conclusión del concierto han llegado en igualdad de energía, poder y prestigio.

Para ello han apostado por abrazar cierta dosis de espontaneidad, no en la producción, muy cuidada pese a ser este un evento pensado para no repetirse, por ejemplo en el diseño de luces (bellísimo en "Pensamiento circular") o en los pantallones del escenario, incluido uno a modo de marquesina.

Lástima de la acústica del pabellón 5 de la Feria de Madrid, que no ha respondido del todo como debiera para hacer justicia a los arreglos.

A esta orgía de trasvases se han apuntado otros músicos que han querido celebrar los repertorios de los protagonistas, como Tulsa, que ha hecho muy suya "El diluvio universal", una canción que, según Zahara, fue compuesta precisamente con ella en la cabeza y que debía haber cantado como invitada en su recital en el último Noches del Botánico.

Con Martí Perarnau al frente hasta la banda híbrida ha podido lucirse en el inmenso arranque de varios minutos de paroxismo electrónico de "Tú me llevas", una progresión que para sí quisiera Madonna y que ha sumido a su autora en un baile catártico.

No se han acabado ahí las sorpresas, que han permitido escuchar de nuevo reunidos a Ferreiro y a su excompañero en Los Piratas Fon Román para hacer primero "Fecha caducada" y, junto a Dani Martín y Zahara, también "El equilibrio es imposible", convirtiendo este hito del pop-rock en uno de los grandes momentos de la noche.

Ha sido solo un anticipo de lo que estaba por llegar, especialmente en el bloque de remate, con un mágico e hipnótico "Big Bang" compartido con el vocalista de Vetusta Morla o el susodicho "Años 80", pero también con "El deshielo", un apoteósico "Cómo conocí a vuestra madre", "Hoy la bestia cena en casa" y "Turnedo" como broche definitivo a esta celebración de amigos y aliados en perfecta coalición.