El PSOE denuncia el retraso en la demolición del estadio Vicente Calderón

El PSOE denuncia el retraso en la demolición del estadio Vicente Calderón

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Pepu Hernández, ha denunciado este miércoles el retraso en las obras de demolición del estadio Vicente Calderón y cómo el vecindario y 3.000 estudiantes de varios centros educativos de la zona están soportando ruido y polvo.

 

El portavoz del Grupo Municipal Socialista, Pepu Hernández, y el responsable del PSOE de Medio Ambiente y Movilidad, Alfredo González, han visitado esta mañana el entorno de los centros escolares afectados por las obras Mahou-Calderón, acompañados por la Asociación de Vecinos Pasillo Verde.

Según Hernández, en el proceso de demolición hay “retrasos" y se están incumpliendo todos los plazos, y ha añadido que el Gobierno municipal “no está siendo riguroso con el control y la vigilancia de la afectación de estas operaciones sobre el medio ambiente”.

En la zona hay tres centros escolares: El IES Gran Capitán, el CEIP Tomás Bretón y el CEIP Joaquín Costa, que suman unos 3.00 alumnos que están soportando el ruido y el polvo en suspensión que generan las obras.

Pepu Hernández ha destacado que no han sido instalados "sonómetros adecuados” o que no han sido colocados "donde más incidencia tienen las obras” y ha recordado que la demolición de la parte del estadio Calderón que más afecta a los centros escolares debería haber acabado antes del inicio del curso.

Según el portavoz socialista, es necesario controlar la circulación de grandes camiones durante la entrada y salida de los colegios y también a la hora en que los estudiantes salen al recreo.

Hernández ha solicitado que haya una comisión permanente que informe a los afectados por estas obras y en la que estén presentes la comunidad escolar y los vecinos.

“Para pacificar esta zona y minimizar la afectación es preciso que se acaben las obras, se cumplan los plazos, se controle bien la contaminación acústica y la atmosférica y se dé una solución a los problemas de movilidad que están generándose”, ha dicho Hernández.

Esta semana, varias asociaciones de padres y de vecinos del entorno del Vicente Calderón han manifestado su "preocupación" ante el estado de las obras del proyecto urbanístico Mahou-Calderón, con calles levantadas, niveles altos de ruido y de polvo o retraso en las obras de demolición del estadio.

"Tras un verano espantoso para los vecinos que han sufrido ruidos y polvo incluso en horas intempestivas, el comienzo del curso escolar dispara todas las alarmas ya que no está garantizada la seguridad y la salud de la población escolar de los centros educativos colindantes y de los vecinos", dicen las asociaciones en una nota de prensa remitida este lunes.

La demolición del estadio comenzó a mediados de febrero pasado, a cargo de Mahou San Miguel y del club Atlético de Madrid, promotores del proyecto urbanístico que convertirá el estadio y los terrenos de la antigua fábrica cervecera, 193.804 metros cuadrados, en una zona de nuevas viviendas, espacios verdes y usos terciarios a orillas del río Manzanares.

El proyecto urbanístico del Mahou Calderón contempla suelos de uso residencial de 33.339 metros cuadrados, donde se construirán edificios con 8 alturas de media, y 14.705 metros cuadrados de usos terciarios, 13.893 destinados a equipamiento público y 73.099 a zonas verdes.