Comunidad de Madrid

30.95°C
Cielos claros Humedad: 23%
Domingo
21.35°C / 32.45°C
Lunes
22.56°C / 32.48°C
Martes
22.99°C / 33.85°C
Miércoles
24.69°C / 36.29°C
Jueves
25.6°C / 39.14°C
Viernes
27.27°C / 37.52°C
Sábado
25.32°C / 34.04°C

Madrid en San Isidro

Madrid en San Isidro

Por José Luis Martínez-Almeida.

Se hace imposible pensar en San Isidro Labrador, Patrón de Madrid, sin pensar en el Madrid mismo. En el imaginario colectivo San Isidro representa la reconversión al cristianismo de un Madrid rodeado de tierras musulmanas, sus raíces y su historia, su cultura y su legado artístico y patrimonial, sus costumbres y sus fiestas, su idioma y su casticismo, sus gentes y la inagotable vida de la «ciudad más abierta de Europa», como la bautizó el muy madrileño Francisco Umbral antes incluso de que gobernara Manuela Carmena. 


Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




Madrid no es de nadie y es patria de todos. Madrid, y sus madriles, son tradición y cosmopolitismo, libertad a raudales que a nadie deja indiferente, son los amaneceres en los escaparates de los sufridos comerciantes cuyos negocios llenan todavía hoy, a pesar de los obstáculos, las calles de la ciudad y son los melancólicos anocheceres del Manzanares, son sus tardes de fútbol de Bernabéu, Metropolitano o Vallecas, son sus domingos de Rastro y de cocido por los Austrias. Madrid son también sus procesiones de Semana Santa, sus verbenas y romerías, su pradera y sus corridas de toros en Las Ventas (de las que este gobierno ha vuelto a olvidarse en la programación de este año y cuya Feria será bien de interés general cuando vuelva a gobernar el Partido Popular).  

Madrid existió antes que Manuela Carmena, o eso se rumorea al menos en las conversaciones que llenan los bares centenarios de sus distritos y barrios. Madrid es un pasado que reluce sobre las fachadas de la Plaza de la Villa y en las museísticas aceras del Paseo del Prado, por donde resuenan ecos cervantinos, loperanos o lorquianos, zarzuelas y sainetes, que en estos días fascina a turistas con su exuberancia de chotis, organillo, claveles y rosquillas. Madrid fue, es y seguirá siendo mucho más que parte de un eslogan o del nombre de un partido político. Porque nadie, nunca, invocó tanto Madrid para terminar haciendo menos por él. 

En San Isidro es una buena ocasión para hacer balance de estos últimos cuatro años: una injustificada y abusiva subida de impuestos; la peor ejecución de inversiones de la historia; más atascos, más contaminación y menos libertad para moverse; la ciudad está más sucia que nunca; una cultura sectaria y de peor calidad al servicio de la propaganda de la alcaldesa; bloqueo en la construcción de vivienda pública y privada;  Madrid se ha convertido en el paraíso de los okupas; se han abierto las puertas del Ayuntamiento a los enemigos de España y hemos tenido el Gobierno más radical, dividido e incompetente de la historia del Ayuntamiento. 

Los madrileños merecemos algo mucho mejor que todo esto. Y hoy, en la festividad de San Isidro, es preciso apelar a nuestra responsabilidad como servidores públicos y al orgullo de una ciudad que, como dijo Hemingway, es «la ciudad más española de todas». Y eso no es poca cosa.  

Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.