fbpx

Un juez investiga la denuncia de Granados a Marjaliza por el chivatazo de Púnica

Un juez investiga la denuncia de Granados a Marjaliza por el chivatazo de Púnica

Un juez de Madrid ha admitido a trámite la denuncia del exconsejero madrileño Francisco Granados contra su exsocio David Marjaliza al que acusa de haberse beneficiado del chivatazo por el que supieron que estaban siendo investigados y que llevó a este último a quemar papeles que les comprometían.

Así lo ha acordado el titular del Juzgado de Instrucción número 33 de Madrid, Tomás Martín Gil, en un auto, al que ha tenido acceso Efe, y en el que como primeras diligencias acuerda citar para el 23 de mayo a los denunciantes, Granados y el agente en excedencia de la Guardia Civil José Luis Caro Vinagre, para el ofrecimiento de acciones.

Ambos fueron condenados a 2 años y un año y medio de cárcel, respectivamente, por aprovecharse del chivatazo que le dio a Granados el agente de la guardia civil José Manuel Talamino relativo a que la UCO estaba vigilando a Marjaliza.

Granados, Caro Vinagre y Talamino fueron juzgados por estos hechos, no así Marjaliza, a quien la Fiscalía Anticorrupción, con la que está colaborando en el caso Púnica, optó por no acusarle por estos hechos.

De ahí que Granados y Caro Vinagre decidieran denunciar a Marjaliza, a su presunto testaferro Eduardo de la Peña y a la que fuera su secretaria Ana María Ramírez por aprovecharse de una revelación de secretos por la que no han sido juzgados.

La sentencia de la Audiencia Nacional, ratificada después por el Supremo, dio por probado que a raíz del soplo Marjaliza y su secretaria destruyeron documentación.

De hecho en el juicio, ambos aseguraron que, a raíz del soplo, Granados les pidió que quemaran los papeles comprometedores "un día de niebla" y de este modo quemaron, según Marjaliza, "tres carros del Carrefour" con apuntes contables de entregas de dinero a alcaldes y concejales y documentos de licitaciones de la Comunidad de Madrid.

La sentencia de la Audiencia Nacional contó con el voto particular de uno de los magistrados, que consideró que Marjaliza y su secretaria incurrieron en "numerosas contradicciones" y que no solo Granados se aprovechó del soplo de Talamino, sino que también "ha quedado acreditado" que Marjaliza adoptó junto con el exconsejero madrileño "medidas que entorpecieron y perjudicaron de forma sustancial la instrucción de la causa".

Al admitir la denuncia, el juez señala en su auto la procedencia de acordar "la incoación de Diligencias Previas y practicar aquellas esenciales encaminadas a determinar la naturaleza y circunstancias del hecho, así como las personas que en él hayan participado".