Sabanés rechaza los "chantajes" y las "amenazas" a su política de movilidad en Madrid

Sabanés rechaza los "chantajes" y las "amenazas" a su política de movilidad en Madrid

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, ha pedido "tranquilidad" y "serenidad" y ha dicho que "chantajes" y "amenazas" por parte de la Comunidad de Madrid o del alcalde de Alcorcón, David Pérez, "las mínimas", además de defender el beneficio de Madrid Central.

La delegada ha hecho estas aseveraciones en rueda de prensa, preguntada sobre la petición del Ayuntamiento de Alcorcón de instalar medidores en la A-5 para medir la polución cuando se instalen semáforos en su paso por la capital y el anuncio de que estudiarán querellarse contra el Consistorio.

A dos días de la entrada en vigor de Madrid Central, la delegada de Medio Ambiente y Movilidad ha defendido el efecto beneficioso de esta medida y ha enmarcado en el normal curso del procedimiento que el Tribunal Superior de Justicia vaya a deliberar la próxima semana sobre los recursos interpuestos por el Gobierno autonómico de Ángel Garrido y el grupo municipal del PP, cuando ya hayan empezado las limitaciones al tráfico.

"Tiene que existir un tiempo para las explicaciones o para que la otra parte, en este caso nosotros, nos manifestemos al respecto de los recursos lo que creamos conveniente", ha explicado-

Preguntada sobre el distanciamiento del PSOE-M -que ayer se abstuvo en una proposición del PP para pedir mediciones en Madrid Central en lugar de, como hasta ahora, alinear su voto con el del Ejecutivo de Manuela Carmena- Sabanés ha asegurado que "con independencia de que en el último momento puedan ir surgiendo algunas interpretaciones diferentes", Madrid Central "va a funcionar perfectamente".

"Como otros temas que se han cuestionado, la práctica demostrará que es un proyecto que no tiene problema y tiene enormes beneficios para el funcionamiento de la ciudad", ha asegurado.

"La contaminación no conoce de límites administrativos", ha espetado Sabanés dirigiéndose a David Pérez, alcalde de Alcorcón, a quien ha recordado que las mediciones de contaminación se le deben comunicar a la Comisión Europea, además de subrayar que el Ayuntamiento de Madrid sigue el "imperativo" comunitario reduciendo la contaminación.

España, ha defendido la edil, se ha ahorrado una multa de 1.800 millones de euros por el plan A de calidad del aire del Ayuntamiento, que contiene Madrid Central, pues la Comisión ha valorado las medidas planificadas antes de interponer una sanción por incumplimiento de los niveles máximos de polución, correspondiente a un periodo anterior al actual mandato de Carmena.

"Hemos evitado que nos lleven a los tribunales europeos, con una sanciones de un enorme impacto", ha subrayado Sabanés.

Además, la delegada ha asegurado que una comisión de seguimiento medirá el impacto de Madrid Central en la reducción de la contaminación -el Consistorio espera reducir las emisiones en un 40 %- y ha defendido que el Gobierno de Manuela Carmena actúa siempre intentando evitar conflictos.

Por ello, ante las quejas de diferentes colectivos profesionales, como los abogados de guardia, Sabanés ha subrayado que Madrid Central empieza en pruebas precisamente para analizar los elementos que puedan producir errores y problemas.

Madrid Central, transformará a partir de este viernes, la forma de moverse en la capital, puesto que ya solo irán al centro en coche sus vecinos e invitados, los vehículos no contaminantes y quien estacione en un aparcamiento.