Garrido explicita que llevará Madrid Central a los tribunales si no se frena

Garrido explicita que llevará Madrid Central a los tribunales si no se frena

Ángel Garrido, presidente de la Comunidad de Madrid, está dispuesto a llegar hasta los tribunales si el Gobierno de Manuela Carmena no paraliza y aplaza "sine die" las restricciones al tráfico en la capital de Madrid Central, cuya entrada en vigor está prevista el próximo 30 de noviembre.

"La Comunidad de Madrid y muchos Ayuntamientos estamos dispuestos a llegar hasta el final, por su puesto si fuese necesario hasta los tribunales", ha afirmado sobre un proyecto que considera "letal".

En declaraciones a los medios desde Sevilla, Ángel Garrido ha anunciado que enviará una carta de forma personal a la alcaldesa pidiendo que dé marcha atrás y paralice el proyecto, que está previsto aprobar en la Junta de Gobierno municipal este lunes.

Después ambas administraciones deben ponerse a trabajar "con seriedad" y durante "mucho tiempo", porque un "proyecto de esta naturaleza no se hace ni en día ni en meses", ha añadido el presidente madrileño.

El jefe del Ejecutivo autonómico ha criticado además el informe entregado por la delegada de Medio Ambiente y Movilidad de la capital, Inés Sabanés, a la consejera de Transportes, que ha calificado de "documentito de 10 hojas que no explica nada" y de "manual de usuario".

Garrido ha exigido documentación seria a partir del lunes y no lo entregado hasta ahora: "No se puede abordar un proyecto de 470 hectáreas sin nada, sin un solo papel".

Tanto la delegada Inés Sabanés como la consejera de Transportes, Rosalía Gonzalo, aseguraron ante los periodistas que "con buen criterio" -en palabras de la consejera- habían acordado que la documentación detallada del proyecto fuese analizada en una comisión técnica compuesta por expertos de ambas administraciones, la EMT y el Consorcio Regional de Transportes.

Después de que Gonzalo asegurase que se empezaba a trabajar "de cero" desde un punto de vista técnico y se escenificase el fin de las discrepancias, el Gobierno de Garrido aclaró que su posición sobre Madrid Central no había variado y el PP anunció mociones en los ayuntamientos para frenar esta medida.

Con la entrada en vigor de Madrid Central no podrán acceder al centro de la capital en coche quienes no sean residentes o sus invitados, a excepción de los vehículos menos contaminantes (Eco y Cero Emisiones) y los que acudan a un aparcamiento.

El Gobierno de Manuela Carmena lleva dos años trabajando en este plan, el de mayor calado de su legislatura, contenido en el Plan A de Calidad de Aire y la ordenanza de movilidad -ambos ya aprobados-y que pasará este lunes su trámite definitivo con la aprobación del expediente que regula su funcionamiento en una Junta de Gobierno extraordinaria.