CSIF alerta del colapso del juzgado de cláusulas suelo de Madrid

CSIF alerta del colapso del juzgado de cláusulas suelo de Madrid

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha remitido un escrito a la Consejería de Justicia para denunciar el colapso del Juzgado de Primera Instancia 101 bis de Madrid, especializado en reclamaciones de cláusulas abusivas, que en un año ha recibido alrededor de 45.000 demandas.

En un comunicado, el sindicato mayoritario en el sector de la justicia a nivel nacional ha alertado de la falta de personal de este juzgado y de las "lamentables condiciones" en las que debe realizar su trabajo.

Actualmente, este juzgado cuenta con una plantilla de veinticuatro funcionarios de la Administración de Justicia que son competencia de la Comunidad de Madrid, tres letrados de la Administración de Justicia proporcionados por el Ministerio de Justicia y diez jueces nombrados por el Consejo General del Poder Judicial.

El día de su puesta en funcionamiento, el 1 de junio de 2017, el juzgado 101 bis contaba con diez funcionarios de la Administración de Justicia, dos letrados de la Administración de Justicia y un juez en prácticas.

El número de funcionarios, que son competencia de la Dirección General de Justicia de la Comunidad de Madrid, es "insuficiente para la cantidad ingente de demandas que se tramitan" y "no es proporcional al número de jueces que ha nombrado el CGPJ", señala en la carta CSIF.

"Mientras el número de jueces ha crecido de manera exponencial, la plantilla de personal de justicia y letrados de la Administración de Justicia (antes llamados secretarios judiciales) no ha aumentado", según el sindicato.

Si se tiene en cuenta el número de funcionarios asignados a los últimos juzgados de Primera Instancia que se han creado en Madrid capital, el juzgado de cláusulas suelo debería estar compuesto por ochenta funcionarios de justicia, muy lejos de los veinticuatro actuales, agrega la organización.

"Por muchos jueces que se nombren, si éstos no van acompañados del número de funcionarios necesarios para la tramitación de las demandas, el colapso será inevitable", indica en la carta el presidente de CSIF Justicia Madrid, Juan José Carral.

El número de demandas presentadas ante el juzgado de Primera Instancia 101 bis de Madrid hasta mediados de octubre de 2017 asciende a 15.000, de las cuales se han empezado a tramitar 8.000.

CSIF destaca que son datos "verdaderamente alarmantes", si se tiene en cuenta que no están contabilizadas todas las demandas presentadas en la Oficina de Registro y Reparto Civil desde octubre de 2017 hasta mayo de 2018, que podrían llegar a las 45.000 reclamaciones en un año.

El sindicato reconoce la dedicación y profesionalidad de los empleados públicos de este juzgado, que hasta el primer trimestre de 2018 ha dictado unas 2.200 sentencias, aunque considera que a este ritmo se tardaría un mínimo de seis años en resolver las demandas ya registradas.

Tras resaltar que la carga de trabajo es "inasumible" por la plantilla actual, CSIF insta a la Comunidad de Madrid a adoptar medidas adecuadas y urgentes para evitar que el incremento de la presión y el estrés ponga en peligro la salud de los trabajadores de este juzgado.

Además, la sede donde se ubica el juzgado, apunta el sindicato, no reúne las condiciones idóneas para albergar un órgano judicial por la falta de espacio y la falta adecuación del mobiliario.