fbpx

Cómo comparar entre distintos créditos rápidos

Cómo comparar entre distintos créditos rápidos

Ni todos los créditos rápidos sin iguales, ni todas las personas pueden obtener un crédito rápido con independencia de su condición y perfil financiero. A menudo, los consumidores tienen una visión demasiado simplista de las características de un préstamo urgente. Sin embargo, después de leer este artículo, tú no serás unos de ellos. Vamos a explicarte cómo comparar entre distintos créditos rápidos, indicándote cuáles son las principales características a las que debes prestar atención a la hora de juzgar su conveniencia para tus necesidades, las probabilidades de que tu solicitud sea aprobada y, por supuesto, la facilidad o dificultad con la que podrás proceder a su devolución.

Para empezar, lo más recomendable es acudir a un comparador de préstamos rápidos como dinero-rapido.eu, en el que podrás encontrar las mejores entidades financieras que ofrecen este tipo de producto, para disponer de toda la información en un único lugar.

Tipos de interés de los créditos rápidos

Al igual que sucede con cualquier préstamo personal, el principal aspecto en que deberías reparar a la hora de comparar préstamos es en el tipo de interés aplicado sobre el capital que solicitas.

Precisamente, aquí es donde comienzan a aparecer las dificultades. Aunque los créditos rápidos tradicionales suelen ser más o menos transparentes en cuanto al tipo de interés que cobran por sus préstamos, las entidades de los conocidos como mini préstamos son bastante más opacas.

Esto es debido, por supuesto, al hecho de que el tipo de interés que aplican es mucho más elevado que la media del sector bancario. De hecho, los mini créditos no tienen un tipo de interés per sé, sino unos honorarios fijos que se cobran en función de la cantidad solicitada y el plazo de devolución. Por supuesto, en el contrato sí que figura su traducción a una tasa de interés anualizada, pero no es tan fácil encontrar la información durante el proceso de solicitud. En su lugar, únicamente se indica el honorario que habrá que pagar y es el cliente el que, si quiere saberlo, tendrá que hacer sus propios cálculos.

En cualquier caso, debes tener en cuenta que los tipos de interés aplicados en los préstamos rápidos varían enormemente dependiendo de la entidad a la que acudamos.

Las entidades tradicionales suelen aplicar tipos de interés varios puntos por encima del sector bancario. En este caso, puede ser habitual encontrar préstamos con una TAE que ronde entre el 7% y el 23%, lo cual resulta propio de las tarjetas de crédito. Sin embargo, hay otras entidades que aplican porcentajes en torno al 100% ó 200% TAE.

Si acudimos a las entidades de mini créditos, podemos encontrara honorarios equivalentes al 1.000% TAE.

Límites crediticios en el importe a solicitar

Otro aspecto relevante a tener en cuenta es el importe mínimo y máximo que se puede solicitar. Hay créditos rápidos que exigen importes mínimos de varios miles de euros, mientras que los mini préstamos suelen comenzar en solicitudes a partir de 50 euros.

En el extremo opuesto, podemos ver como los mini créditos raramente superan los 300 euros –salvo cuando se trata de clientes recurrentes-, mientras que los préstamos urgentes tradicionales pueden alcanzar decenas de miles de euros.

Además, hay todo un conjunto de entidades situadas en la parte central, con las cuales es posible adquirir cantidades de entre 1.000 y 3.000 euros.

Dependiendo de cuáles sean tus necesidades de financiación, deberías tener en cuenta este tipo de limitaciones. Al fin y al cabo, no tiene sentido que te sometas al proceso de solicitud de una entidad que no va a proporcionarte más de 2.000 euros, cuando lo que necesitas es un importe de 6.000 euros.

Plazos de amortización del préstamo

Los plazos de amortización de los créditos rápidos son casi tan variados como los tipos de interés mencionados en el primer apartado.

Los mini créditos, por ejemplo, se mueven en franjas de entre 7 y 30 días, aunque algunas entidades ofrecen plazos de hasta 40 días. Obviamente, estamos hablando de periodos de amortización extremadamente breves.

Si necesitas cantidades de dinero significativas, entonces lo más probable es que también requieras de un plazo de amortización algo más holgado. Así puedes acudir a entidades de préstamos rápidos cuyos periodos oscilen en meses. Lo habitual es que se ofrezcan plazos de hasta 6 meses y, en algunos casos, de hasta 12 meses.

Finalmente, existe un pequeño puñado de entidades que operan de una manera totalmente similar a la de los préstamos personales bancarios y, por tanto, ofrecen plazos de amortización que pueden durar varios años.

Requisitos para la solicitud y aprobación del préstamo

Cuando se trata de créditos rápidos, uno de los aspectos más valorados por los clientes es el hecho de poder prescindir del habitual papeleo, así como una simplificación extrema de las condiciones para la aprobación del préstamo.

Lo cierto es que los préstamos rápidos tradicionales suelen exigir que los solicitantes cuenten con algún tipo de fuente de ingresos regular, poniendo especial énfasis en la nómina o pensión, para lo cual se requiere la presentación de la misma, así como la última declaración de la renta. Además, se excluye sistemáticamente a cualquier persona que figure en los registros de morosidad.

Los mini créditos, sin embargo, son muchísimo más flexibles. Para empezar, no suelen exigir disponer de fuente de ingresos alguna, e incluso hay entidades que aprueban préstamos a personas que han sido inscritas en los registros como ASNEF.

Tiempo de tramitación y entrega del préstamo

El tiempo de tramitación y entrega del dinero solicitado es, a fin de cuentas, el aspecto más crítico. Después de todo, los créditos rápidos no reciben ese nombre por casualidad.

Lo habitual es que se tramiten y aprueben en 24 horas, aunque en algunos casos, pueden demorarse hasta 48 horas, incluyendo la transferencia del dinero a la cuenta del solicitante.

Los mini créditos, por su parte, han llegado a romper la barrera de los 15 minutos. Sí, has leído bien. Este tipo de préstamos en miniatura se aprueban en menos de un cuarto de hora. De hecho, el dinero se transfiere de forma inmediata a la cuenta del solicitante. En algunos casos, incluso se permite que el dinero sea recogido en un cajero automático con el uso de una clave.

Modalidades de devolución del préstamo

Por último, vale la pena que prestes atención a la forma en la que tendrás que devolver el préstamo. Por regla general, se lleva a cabo mediante domiciliación bancaria. También es frecuente la realización de transferencias bancaria o ingreso en ventanilla acudiendo a una sucursal e indicando el número cuenta que la entidad del crédito rápido nos haya especificado.

Por último, algunas entidades de mini créditos han habilitado una modalidad, mediante la cual es posible devolver el crédito, utilizando nuestra propia tarjeta de crédito, como si se tratara de cualquier otra compra habitual a través de Internet.


Si no te convence, ¡darse de baja es un clic!
Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.