fbpx

El comisario que pide ser apartado del caso Nicolás para personarse en la causa

1x1
El comisario que pide ser apartado del caso Nicolás para personarse en la causa

El comisario Marcelino Martín Blas ha pedido al juez del 'caso Nicolás' que le aparte de la comisión judicial que él mismo dirige para poder personarse en la causa y acusar, entre otros, al ex director adjunto operativo de la Policía Eugenio Pino y al comisario José Villarejo.

De hecho, el comisario solicita que, además otras nueve personas, ambos policías jubilados declaren como investigados en la causa y mantengan un careo entre ellos.

Así consta en sendos escritos, a los que ha tenido acceso Efe, remitidos al Juzgado de Instrucción 2 de Madrid por el que era jefe de Asuntos Internos de la Policía Nacional cuando se detuvo a Francisco Nicolás Gómez Iglesias en octubre de 2014, que fue nombrado por el magistrado Arturo Zamarriego responsable de la comisión judicial que ayuda al juez en las pesquisas.

El comisario, próximo a la jubilación, ha pedido apartarse de esa comisión para poder ejercer la acusación, dado que, a su juicio, ha sido objeto "de todo tipo de conductas delictivas cometidas en muchos casos por los investigados en este procedimiento", como injurias y calumnias o denuncias falsas, así como de "tergiversación" de conversaciones que investigan en la pieza separada número dos del proceso.

Por eso pide pasar a ser acusación particular en esta pieza separada -exclusivamente-, en la que se investiga el origen y la difusión de la grabación de una conversación entre policías (entre ellos el comisario) y agente del CNI sobre presuntos seguimientos al 'pequeño Nicolás'.

En otro escrito, fechado como el primero el 1 de marzo, Martín Blas pide la declaración como investigados de ocho personas y de representantes de tres empresas.

Solicita la declaración del exdirector adjunto de la Policía (DAO), Eugenio Pino, en primer lugar por las "contradicciones" sobre si Martin Blas tenía su beneplácito para reunirse con persona del CNI, así como por "la autoinculpación de un delito de vulneración de comunicaciones" al asegurar que espió el tráfico telefónico de la antena situada en la zona de Asuntos Internos.

También por su relación con el comisario José Manuel Villarejo, y por el puesto específico que éste ocupó entre 2014 y 2016 en la Dirección Adjunta Operativa.

El comisario Martín Blas pide también que se impute al comisario Villarejo para que aclare cuál fue su puesto específico desde 2014 hasta su jubilación, ya que existe el puesto de adjunto al DAO, y si desde ese puesto tuvo acceso a la grabación que se investiga o a alguna información confidencial de las actuaciones.

Quiere que Villarejo aclare también "sus verdaderas relaciones" con Información Sensible, el periódico que dirigía su mujer y que fue el primero que dio a conocer la grabación que se investiga.

Martín Blas solicita un careo entre Pino y Villarejo para que aclaren "las contradicciones de sus declaraciones" sobre sus puestos de trabajo y funciones y sobre las reuniones que mantuvieron por la grabación ilícita.

El comisario también pide que declaren como imputados el exjefe de gabinete de Eugenio Pino, José Ángel Fuentes Gago, varios responsables de la Producciones Mandarina, que distribuyó la grabación, y también de Infolibre, que fue el primer medio que la publicó íntegramente, así como los periodistas Eduardo Inda y esteban Urreitzeta.

Y que se investiguen los correos electrónicos enviados, recibidos y almacenados por Villarejo y Gago, así como el móvil del primero.

En relación con este caso, la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Madrid ha resuelto que el Juzgado de Instrucción 2 no era competente para decidir sobre la separación de la causa de Martín Blas y el inspector Rubén López (también de la comisión judicial), ya que es competencia de la Audiencia.