Ana Mato dice que no sabía nada de los regalos de la trama

Archivado en:
Ana Mato dice que no sabía nada de los regalos de la trama
Archivado en:

El PP se ha negado a declarar en el juicio de Gürtel por beneficiarse de la trama corrupta y sí lo ha hecho la exministra de Sanidad Ana Mato, quien ha asegurado que no sabía nada de los regalos que le hizo Francisco Correa a su exmarido Jesús Sepúlveda y que disfrutó toda la familia.

En su declaración ante el tribunal como responsable civil a título lucrativo, Mato ha explicado que el matrimonio compartía los gastos, de tal modo que era Sepúlveda, exalcalde de Pozuelo y que se enfrenta en este juicio a 15 años de cárcel, quien sufragaba las celebraciones y de los viajes en familia.

"Del pago de las celebraciones infantiles" y de los viajes familiares "se encargó el señor Sepúlveda" y "si alguien se lo ha regalado se lo han regalado a él, no a mí", ha expuesto Mato, a quien la Fiscalía reclama 28.468 euros por esos obsequios de la trama, cantidad que ya consignó a modo de fianza antes del juicio.

Ha querido dejar así claro que todos esos gastos, que corresponden a viajes, la celebración de la comunión de su hija y fiestas de cumpleaños, eran responsabilidad de su exmarido y ha insistido de forma reiterada en la idea de que eran independientes económicamente, por lo que desconocía las cuentas e incluso el sueldo de Sepúlveda.

"Imagino que tenía un buen sueldo. Nunca se lo he preguntado", ha asegurado sobre su exmarido, con el que estuvo casada en régimen de gananciales y del que se separó en 2005.

Sobre lo que no ha querido pronunciarse es de los coches que la Gürtel le regaló a Sepúlveda, lo que la Fiscalía ha interpretado como una respuesta "evasiva" contemplada en la Ley de Enjuiciamiento Civil y que significa poner "resistencia a declarar".

El PP por su parte, a través de su representante -el abogado y ex teniente fiscal de la Audiencia Nacional Jesús Santos- se ha negado directamente a declarar alegando que no tenía "nada que aportar, porque desconoce las circunstancias de los hechos objeto de acusación".

En ambos casos, la respuesta "evasiva" de Mato y la negativa del partido a responder suponen implícitamente un reconocimiento de los hechos, según la tesis de la Fiscalía Anticorrupción, que ha apelado a la figura de derecho civil del "confeso".

Ese término jurídico supone, según la Ley, que los hechos a los que se refieren las preguntas no contestadas se consideran "reconocidos como ciertos".

Por ello, la negativa del PP a declarar puede ser considerada como una confesión, lo que llevaría a ser condenado como responsable civil a pagar un máximo de 245.492 euros que le pide la Fiscalía por los beneficios obtenidos a través de Gürtel para eventos electorales en Majadahonda y Pozuelo.

También ha declarado hoy en la misma condición de beneficiaria de la trama Gema Matamoros, en este caso por los viajes y regalos que recibió su marido, el exalcalde de Majadahonda Guillermo Ortega, de la trama de Correa.

Igual que Mato, Matamoros ha afirmado que tenían distribuidos los gastos de los que se hacía cargo y que ella pagaba el avituallamiento familiar y él los viajes, algunos regalados por Correa.

Sin embargo, ha explicado que no sabía que fueran regalos: "No me lo comentó nunca y me parece una ordinariez que me diga: 'te he regalado un viaje'".

La fiscal le ha hecho ver que a partir de 2005, cuando Ortega dejó de ser alcalde, sus gastos al año en viajes (de entre 8.000 y 36.000 euros desde 2000) cayeron drásticamente, a lo que ha contestado que fue porque perdieron ambos sus trabajos (ella era concejal en Las Rozas) y que hasta ese momento ganaban 24.000 euros al mes entre los dos.

"Siempre hemos viajado, teníamos un nivel adquisitivo alto, la verdad es que lo fundíamos", se ha defendido.

Ha relatado que a Correa le conoce mucho y es el padrino de su hijo, por eso le regaló el "famoso" bolso de más de 3.000 euros en su cumpleaños.

"Lo tengo aquí si quiere que se lo enseñe; era un bolso de tela de Loewe, no de cuero de Loewe, tela de Loewe de la colección de primavera. No era un regalo desmesurado ni de locura, locura" ha dicho al respecto.

La atención en el juicio ha estado hoy muy centrada en Francisco Correa y su número dos, Pablo Crespo, ya que puede que sea el último día que acudan a la Audiencia Nacional en condición de libertad.

Mañana tendrán que asistir en Valencia a una vista en la que la Fiscalía pedirá su ingreso en prisión tras su condena a 13 años por el caso Fitur (una vertiente de Gürtel) y hoy han dicho que tienen asumido que volverán a la cárcel, donde ya estuvieron tras su detención en 2009.

Al llegar, Crespo ha saludado haciendo una peineta a dos preferentistas que protestaban a las puertas del tribunal y Correa ha dicho que "no es agradable" afrontar la vuelta a la prisión.