fbpx

Jaime González Taboada: Un menú de productos de Madrid para la cena de Navidad

Jaime González Taboada: Un menú de productos de Madrid para la cena de Navidad





El Consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada, ha respondido a las preguntas de MADRID ACTUAL sobre la marca M Producto Certificado, una apuesta de la Comunidad de Madrid para promocionar los productos de la región.

P. La zona suroeste de la región es una de las áreas de la Comunidad de Madrid en las que más importancia tiene el sector primario. ¿Cómo ha beneficiado M Producto Certificado a los trabajadores del sector?

R. Como marca de garantía, M Producto Certificado se apoya en el impulso del desarrollo rural, orientado hacia la identificación territorial. La marca distingue procesos de elaboración que cumplen requisitos de excelencia, y permite diferenciar los alimentos que la tienen de todos los demás. Esto conlleva beneficios socioeconómicos claros para las zonas rurales, las cuales adquieren relevancia dentro del mapa de la región. Al mismo tiempo, la producción alimentaria cataliza el estímulo de negocios familiares, la empleabilidad de colectivos con riesgo de exclusión y el aprovechamiento de espacios hasta ese momento infrautilizados. Todo esto sucede en el marco de un uso compatible de los recursos naturales, que no solo garantice su conservación, sino también su mejora.

Además del ámbito rural, M Producto Certificado se extiende a alimentos producidos en empresas especializadas ubicadas en zonas industriales. En estos casos, el provecho recae en la mejora de su imagen de marca, al estar asociada al sello; la mayor percepción del consumidor, al aparecer destacada junto con otros productos; o la propia incorporación a una cultura de calidad que anteriormente no entraba en los planes de la compañía.

Tanto en uno como en otro caso, M Producto Certificado sirve para generar oportunidades de Empleo y consolidar puestos de trabajo existentes, dado que confiere mayor visibilidad a los productos, algo que incentiva la demanda y exige más capacidad de producción.

P. ¿Cómo ha contribuido estar adherido a la marca a mejorar la calidad de los productos de la región?

R. Las marcas de garantía certifican que un alimento se ha cultivado, elaborado o producido cumpliendo los requisitos previstos en su reglamento de uso. Dicho cumplimiento es verificado por una autoridad de certificación. En este sentido, el consumo de este tipo de productos avala que sus características son reales. Esto no significa que un alimento de calidad estándar carezca de calidad, sino que no se ha sometido a una auditoría que verifique una serie de rasgos propios comúnmente publicitados.

Explico esto porque una marca de garantía constituye una fórmula idónea de extender la cultura de calidad en el sector primario y su industria asociada. Ello se traduce en la mejora de los procesos, la optimización de los recursos y la posibilidad de conquistar nuevos mercados, en especial, de países desarrollados, donde la demanda se ha reorientado estos últimos años hacia alimentos con un valor añadido, como ecológicos, específicos para intolerancias alimentarias, gourmet, etc.

Tenemos la certeza de que la adhesión a la marca ha contribuido a posicionar determinados productos en canales de comercialización hasta ahora de imposible acceso para pequeños y medianos productores, como las grandes superficies. También ha servido de acicate para replantear los mercados de proximidad, y ha hecho merecedores de distinciones y premios algunos productos concretos.

P. ¿Qué balance general hace de este sello tras su implantación hace apenas dos años?

R. En la Comunidad de Madrid, estamos más que satisfechos con la evolución de la marca. Después de unos inicios donde fue preciso definir nuestro espacio y pretensiones, hoy M Producto Certificado está consolidada y cuenta con un cierto grado de reconocimiento entre la población. El papel de los productores adheridos, sumamente implicados, se ha complementado con el interés de aquellos que todavía no forman parte de la marca. Muchos de quienes no se planteaban sumarse por puro desconocimiento de la fórmula son hoy grandes defensores de sus ventajas.

Quiero señalar que en la difusión de M Producto Certificado están desempeñando un papel determinante otros agentes del ámbito alimentario, como las grandes cadenas de distribución o las asociaciones empresariales. Ellas también han comprendido que, al igual que ocurre en otros países europeos, como Francia o Alemania, los ciudadanos agradecen encontrar alimentos de proximidad en sus establecimientos de confianza.

La adquisición de alimentos locales no solo sirve para consumirlos, sino que supone una participación en la creación de empleo sostenible, el cuidado del entorno y la dinamización económica de las zonas rurales madrileñas. Cada euro invertido en un alimento de proximidad lo es también en desarrollo rural.

P. Dentro de M Producto Certificado, ¿cuántas empresas y qué tipo de productos están ya certificados con la marca?

R. Actualmente hay 467 empresas autorizadas y 3.320 productos que ya cuentan con el sello M Producto Certificado. Incluyen todo tipo de productos, como aceite, vino, carne, verduras, lácteos, pan o miel, entre otros.

P. ¿Cuáles son los requisitos para que una empresa de la región se pueda beneficiar de las ventajas de este reconocimiento?

R. El reglamento de uso de la marca, recogido en la Orden 428/2014, de 6 de marzo, contempla que puedan estar amparados en ella los alimentos producidos, elaborados y/o transformados en el territorio de la Comunidad de Madrid.

P. Aparte del mercado de proximidad itinerante La Despensa de Madrid, que llevó a conocer los productos certificados por diferentes poblaciones de la región, ¿qué otras campañas ha realizado la Comunidad para dar a conocer sus productos y qué acciones piensa llevar a cabo en el futuro?

R. La Despensa de Madrid es un mercado itinerante que, desde 2013, recorre diferentes municipios en periodo estival. Gracias a él, hemos conseguido que una media de entre 2.000 y 2.500 personas conozca y se acerque a los alimentos de la región.

Este mercado se incardina en nuestra estrategia de promoción agroalimentaria, que contempla la participación en otros mercados de proximidad, tanto propios como organizados por entidades públicas o privadas (el Día de Mercado de la Cámara Agraria o el Mercado de Productores de Matadero Madrid, pasando por diversas citas similares impulsadas desde la Administración local).

En septiembre de este año, organizamos en la plaza de toros de Las Ventas el primer macromercado de productos de proximidad de la Comunidad de Madrid, al que acudieron más de 150.000 visitantes.

Se han llevado a cabo campañas de promoción de M Producto Certificado en cadenas de distribución, con excelentes resultados de venta y la incorporación a su catálogo de un buen número de productos elaborados por empresas que hasta entonces nunca habían estado presentes en él.

Estamos colaborando con empresas y entidades representativas para introducir los alimentos de Madrid en el canal hostelero y favorecer su uso en la alta cocina.
Además, hemos intensificado la presencia en ferias y exposiciones alimentarias y gastronómicas, de carácter nacional e internacional, con el fin de alcanzar mayor visibilidad para los productores.

A lo largo de los próximos meses, queremos reforzar la colaboración con entidades que tengan objetivos similares, para aunar esfuerzos y poner los recursos conjuntos al servicio de intereses coincidentes. En el fondo, lo importante es trabajar para la Comunidad de Madrid.

P. Un menú de productos de Madrid para la cena de Navidad.

R. M Producto Certificado abarca productos propios de cualquier menú especial, como la excelente carne de vacuno de la indicación geográfica protegida Carne de la Sierra de Guadarrama, en sus diferentes cortes; los excelentes vinos con la denominación de origen Vinos de Madrid; las cervezas artesanas; los ahumados y conservas de pescado de alta calidad, sin olvidar de la gran variedad de hortalizas que ofrecen nuestras huertas, muchas de las cuales se producen de forma ecológica. En la mesa tampoco pueden faltar los quesos madrileños, en particular, los elaborados a partir de leche de cabra del Guadarrama, una de nuestras razas autóctonas.

Encontramos, asimismo, dentro de M Producto Certificado productos básicos en cualquier menú, como pan; aceite de oliva virgen extra de la marca de garantía Aceite de Madrid y vinagre, para aderezar cualquier plato; y miel ecológica producida en la Sierra de Madrid. Se puede cerrar el banquete con ginebra o vodka madrileños.
Si se opta por menos horas en la cocina, contamos con una serie de productos preparados y gourmet, como entrantes, cremas, o preparados cárnicos –carpacho de buey, steak tartar o tataki de ternera–, para los paladares más atrevidos y exigentes.

P. ¿Son los madrileños conocedores de los excelentes productos de nuestra región? ¿Lo tienen en cuenta a la hora de hacer la compra?

R. El proceso por el cual los consumidores llegan a un producto en el ámbito de una marca de garantía difiere de la promoción de marca habitual, basada en los diferentes emplazamientos publicitarios. Con M Producto Certificado, al igual que ya ocurría con nuestras siete figuras de calidad diferenciada, trabajamos a largo plazo. Queremos que los ciudadanos sepan qué supone pertenecer a nuestra marca de garantía, que entiendan que en Madrid no solo hay asfalto y coches, sino un entorno rural privilegiado a sesenta kilómetros del centro de una capital europea.

Nuestros objetivos se plantean a largo plazo, con acciones en distintos ámbitos, como las que he citado anteriormente, y encaminadas a familiarizar a los consumidores con el significado de M Producto Certificado y la importancia de los alimentos de Madrid para sus vecinos y conciudadanos.

El consumo de un alimento de proximidad es un ejercicio de solidaridad ciudadana y un ejemplo de recíproco beneficio.
En cualquier caso, estamos muy orgullosos de poder afirmar que hoy los alimentos de Madrid y M Producto Certificado tienen presencia y nombre entre muchos consumidores, comercios y cadenas de distribución, lo cual hasta hace no mucho resultaba inconcebible y utópico.