Prorrogado un mes el secreto del caso Púnica

Prorrogado un mes el secreto del caso Púnica

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha prorrogado un mes más el secreto de sumario del caso Púnica, después de que en febrero levantara parcialmente pero dejara bajo secreto gran parte de la investigación, como la confesión de David Marjaliza, exsocio de Francisco Granados.

Según han informado fuentes jurídicas, el magistrado ha notificado hoy mismo a las partes esta prórroga, después de que ayer venciera la anterior, por lo que el próximo 7 de mayo tendrá que decidir si volver a hacerlo o levantar el secreto.

Esta causa se ha mantenido en secreto desde que, el 31 de octubre de 2014, se inició la Operación Púnica con la detención de 35 personas, entre ellas el exconsejero madrileño Granados (el único que sigue en prisión) y Marjaliza, así como el expresidente de la Diputación de León Marcos Martínez, empresarios y alcaldes de varios municipios madrileños.

Velasco levantó el secreto en dos ocasiones sobre dos partes del caso, la última vez en febrero, cuando se notificaron numerosas grabaciones de declaraciones de imputados y testigos, pero se dejó bajo secreto parte de lo anterior y todo lo posterior.

Desde entonces, el magistrado está tomando declaración a empresarios y funcionarios, secretarios y concejales de diferentes ayuntamientos en los que la trama supuestamente operó para conseguir comisiones a cambio de contratos.

Uno de los últimos en comparecer fue el exalcalde socialista de Alcalá de Henares Florencio Campos, que declaró como investigado el pasado 28 de marzo, aunque lo hizo, al igual que el resto, bajo secreto.

Días antes del último levantamiento de secreto declaró el exgerente del PP de Madrid Beltrán Gutiérrez Moliner, que fue detenido tras los registros ordenados por el juez para investigar posibles pagos del empresario Javier López Madrid al PP madrileño, entre ellos su despacho en la sede de los populares en la calle Génova.

Los agentes de la Guardia Civil también registraron los domicilios del empresario -consejero de OHL y yerno de Juan Miguel Villar Mir- y del exgerente del PP.

Se espera que con el levantamiento del secreto se conozca la declaración que prestó voluntariamente Marjaliza en junio de 2015 durante un total de 13 horas repartidas en tres días, tras lo que el juez decretó su libertad.

La red Púnica operaba supuestamente en varios ayuntamientos y Comunidades Autónomas, sobre todo en Madrid, aunque se extendía por León, Valencia y Murcia.

Uno de sus presuntos cabecillas era Granados, que fue número dos de la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre, pues ocupó la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior entre 2004 a 2011.

En la operación fueron también detenidos los entonces alcaldes madrileños de Parla, José María Fraile (PSOE); de Valdemoro, José Carlos Boza Lechuga (PP); de Collado-Villalba, Agustín Juárez (PP); de Torrejón de Velasco, Gonzalo Cubas Navarro (PP); de Casarrubuelos, David Rodríguez (PP), y de Serranillos del Valle, Antonio Sánchez (Unión Demócrata Madrileña-UDMA).

Están imputados de pertenencia a organización criminal y otros 10 delitos de corrupción: blanqueo de capitales, falsificación, delito fiscal, cohecho, tráfico de influencias, malversación, prevaricación, revelación de secretos, negociaciones prohibidas a funcionarios y fraude a la Administración.

Se les acusa, según el juez, de formar una "trama organizada con perduración temporal y reparto de roles" para lograr la adjudicación irregular de contratos públicos por valor de 250 millones de euros en dos años a cambio de sobornos.