fbpx
Ley del Suelo

Aguirre defiende no construir más de 3 alturas para evitar cajas de cerillas

Aguirre defiende no construir más de 3 alturas para evitar cajas de cerillas

La expresidenta regional, Esperanza Aguirre, ha lamentado el cambio en la Ley de Suelo que permite construir más de 3 alturas, una norma que ella había impulsado para que los madrileños no tuvieran que vivir "en cajas de cerillas" sino en edificios más parecidos a los de Francia, Inglaterra o Estados Unidos.

Durante un acto para presentar el programa de Seguridad del PP para las elecciones del 20D junto al secretario de Estado de Seguridad y miembro de la lista del PP al Congreso, Francisco Martínez Vázquez, Aguirre se ha referido al cambio en la Ley de Suelo que se aprobó ayer en el pleno de la Asamblea con los votos a favor de PP y Ciudadanos.

Una modificación que dice no compartir, aunque ha señalado que el nuevo Gobierno puede cambiar lo decidido por los anteriores ejecutivos, "es la esencia de la democracia".

"Yo estoy a favor de que los madrileños podamos vivir no en cajas de cerillas, en torres que nos obligan a vivir de manera diferente al resto de europeos; creo más en que las familias estemos en unas viviendas que puedan tener jardín, que no sean torres que, al final, son cajas de cerillas", ha defendido.

Aguirre ha puesto como ejemplo en urbanismo en otros países como Francia, Alemania, Inglaterra o Estados Unidos, "el resto del mundo occidental", aunque ha admitido que sabe que su postura es "minoritaria" porque en España a los arquitectos "les gusta mucho" construir en alturas y "ponen el pretexto de que no se pueden expandir las ciudades".

Bajo su punto de vista, ese argumento no es más que un pretexto porque "vienes en avión te das cuenta de que has llegado a España porque tenemos el 98% de nuestro suelo libre, y sólo el 2% construido. Eso sí, apelotonado".

Ha asegurado que no es cierto que la Ley de Suelo fuera un obstáculo para la operación Chamartín, ya que sólo afectaba a los nuevos desarrollos en los que no se hubiera aprobado el planteamiento, y también ha negado que estuviera prohibido construir edificios más altos de tres alturas. "Lo que pasa es que había que motivarlo", ha apuntado.