Los vecinos afectados por el derrumbe del edificio acuerdan crear una asociación

Archivado en:
Los vecinos afectados por el derrumbe del edificio acuerdan crear una asociación
Archivado en:

Los vecinos afectados por el derrumbe de un edificio en el distrito de Carabanchel han decidido crear una asociación para "luchar por lo que han perdido" y facilitar un número de cuenta en el que los ciudadanos que lo deseen donen dinero para hacer frente a los gastos más urgentes.

Así lo ha confirmado una de las vecinas del bloque cinco situado en la calle Duquesa de Tamames, derrumbado el pasado día 3 de agosto sin ocasionar ningún herido.

Según ha explicado, la decisión se tomó en una reunión celebrada el lunes a partir de las 20.00 horas en el hotel donde están alojados la mayoría de los vecinos del edificio que, como ella, se quedaron sin casa.

Otra parte de los vecinos se trasladaron tras el derrumbe en casas de familiares, así como a pisos de emergencia y tutelados, aunque recientemente el Ayuntamiento de Madrid ha ofrecido viviendas en el distrito cuyo alquiler sufragaría el consistorio durante seis meses, sin que haya habido avances por el momento.

"Si no creamos una asociación, no podemos hacer nada", ha comentado esta vecina.

La intención de esta medida, según ha recalcado, es "seguir luchando" por lo que han perdido.

El Ayuntamiento ha facilitado a los vecinos afectados ayudas de 150 euros para los gastos más urgentes, y ha anunciado que a partir de esta semana agilizará los trámites para facilitar otros elementos imprescindibles, como gafas, audífonos o prótesis dentales.

A pesar de todo, los vecinos reunidos ayer acordaron abrir una cuenta corriente y facilitar el número de la misma para recibir donaciones, una vez que creada la asociación.

"Nada es suficiente con lo que tenemos encima", comenta la vecina.

En total fueron desalojadas 40 viviendas en las que había 57 vecinos: 36 del bloque número cinco, que sufrió el derrumbe, y 21 personas del número siete.

Los vecinos de este último inmueble, colindante al edificio derrumbado, podrán volver a sus casas probablemente el próximo viernes, después de asegurar que las viviendas no sufren ningún daño estructural.