Municipales y privadas

Unos 60 inspectores vigilan este verano las piscinas de Madrid

Unos 60 inspectores vigilan este verano las piscinas de Madrid

>

Unos 60 inspectores de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid vigilan este verano que las condiciones de las 1.958 piscinas censadas en la región (a excepción de la capital) son las adecuadas con el objetivo de garantizar las condiciones de seguridad de estas instalaciones.

Los inspectores controlarán las condiciones higiénico-sanitarias de las 380 piscinas municipales, privadas y de comunidades de vecinos que tienen mayor aforo, las de los tres parques acuáticos y las cinco zonas de baño naturales existentes en región.

En un comunicado, Sanidad aconseja extremar las medidas de seguridad y precaución en los espacios habilitados para el baño y evitar bañarse en zonas no autorizadas. Y recuerda que, el pasado año, los servicios de emergencias del Summa 112 atendieron 23 casos de caídas al agua, de los que siete finalizaron en ahogamiento.

La mayor parte de las atenciones por estos sucesos tuvo lugar en piscinas (14), frente a seis en embalses, dos en ríos y uno en una alberca. Sanidad recuerda a los padres o cuidadores que deben vigilar permanentemente a los menores cuando se encuentren en las piscinas, igual que en cualquier otra zona de baño, y que deben elegir que acuden al espacio adecuado a su edad.

En general, insta a evitar que los menores se acerquen solos al borde de la piscina o que hagan piruetas, lanzamientos, saltos y acciones similares junto al agua, así como también que pasen demasiado tiempo expuestos al sol o que caminen descalzos en zonas húmedas o encharcadas.

El departamento encabezado por Jesús Sánchez Martos recuerda que todas las piscinas de uso colectivo -públicas y privadas, incluidas las de comunidades de vecinos de más de 30 viviendas- deben disponer de un servicio de socorrista.

En Madrid se encuentran actualmente registrados 20.539 socorristas, que deben estar inscritos en el Registro de profesionales del socorrismo acuático de la Consejería de Sanidad. Estos profesionales deben haber cumplido los 16 años, tener formación en primeros auxilios, soporte vital básico y socorrismo acuático, además de actualizar su formación cada dos años. Los socorristas deben permanecer en las instalaciones durante todo el tiempo de su funcionamiento.

El número de socorristas es de un mínimo de uno para 500 metros cuadrados de lámina de agua; dos para las que cuenten entre 500 y 1.000 metros cuadrados; y, a partir de cada 1.000 metros, un socorrista más.

Las piscinas que, en su conjunto, sumen entre 500 y 1.000 metros cuadrados de superficie de agua deben contar con la presencia de enfermería. A partir de 1.000 metros cuadrados deben disponer de médico. Las piscinas deben tener elementos de apoyo de rescate como salvavidas, como mínimo dos ubicados en lugares visibles y de fácil acceso.

Los responsables de las piscinas deben vigilar también la calidad del agua y de las instalaciones. Los ayuntamientos son las administraciones competentes en materia de autorización, inspección y ejercicio de la potestad sancionadora de las piscinas.