El Rayo cierra el mercado de invierno sin fichajes y con dos bajas

El Rayo cierra el mercado de invierno sin fichajes y con dos bajas

Madrid, 31 ene. Por primera vez desde su regreso a Primera División en 2011, el Rayo Vallecano no ha acudido al mercado de invierno para reforzar una plantilla que a lo largo de este mes ha tenido dos bajas, la de los delanteros Jonathan Pereira y Lass Bangoura.

El conjunto madrileño, como la gran mayoría de equipos pequeños, se había acostumbrado a acudir al mercado de invierno en busca de jugadores que dieran un impulso al equipo y un soplo de aire fresco para afrontar una segunda mitad de campeonato en la que siempre el objetivo es el mismo, la permanencia.

En la temporada 2011/2012, con el técnico José Ramón Sandoval al frente, llegaron al Rayo cuatro jugadores, el portero Joel Robles, el defensa Jorge Pulido, el centrocampista Emiliano Armenteros y el delantero Diego Costa.

De las cuatro futbolistas, salvo Armenteros, el resto vino del Atlético de Madrid, club con el que el Rayo tiene buena relación y con el que ayer se especuló hasta el último momento que podría ceder al delantero argentino Ángel Correa.

La siguiente temporada, la 2012/2013, el conjunto madrileño también acudió al mercado de invierno para reforzar su zaga con los defensas Jordi Figueras, que ya había estado en el Rayo, y Anaitz Arbilla, debutante en la categoría procedente del Hércules.

A los zagueros se sumó el delantero catalán Raúl Tamudo, que tuvo una participación testimonial en esa segunda vuelta del campeonato y apenas disputó cuatro partidos de Liga, ninguno como titular.

La pasada campaña, la 2013/2014, el director deportivo del Rayo, Felipe Miñambres, acertó con los refuerzos que llegaron en el mercado de invierno, sobre todo con el lateral izquierdo rumano Razvan Rat y el extremo zurdo Rubén Rochina, que se hicieron con la titularidad y fueron pieza clave en el esquema táctico sobre el que Paco Jémez sustentó la permanencia tras una primera vuelta nefasta.

El central asturiano Borja López, cedido por el Mónaco, tuvo la mala suerte de lesionarse de gravedad en mayo, y el delantero italiano Samuele Longo, que disputó nueve partidos y no marcó ningún gol, completaron la nómina de refuerzos del Rayo esa campaña.

En la presente, el Rayo no se ha reforzado con ningún futbolista y ha perdido dos efectivos, los delanteros Lass Bangoura y Jonathan Pereira. El primero, propiedad del equipo madrileño, jugará cedido en el Granada hasta final de temporada, mientras que el segundo, que se encontraba a préstamo por el Villarreal, rescindió su contrato y puso rumbo al Valladolid.

"Tenemos una plantilla amplía. Por número no necesitamos incorporar a nadie. Otra cosa es que aparezca alguien que creas que mejora la plantilla muchísimo, pero si no se trae nada es porque ni las condiciones económicas o deportivas de los jugadores que podían haber venido han cuadrado", dijo Jémez hace un par de días.

El condicionante que tiene el Rayo para traer un jugador a coste cero o cedido es un hándicap que no siempre surte efecto pese a ofrecer un escaparate en Primera División que en numerosos casos es un trampolín para el futbolista.

"Firmar un jugador que esté jugando, cueste poco y sea mejor de lo que tenemos es difícil. Al club no le reprocho nada. Tengo un buen equipo de trabajadores, de gente que merece la pena y seguro que lo vamos a hacer fenomenalmente bien", confiesa Jémez, que hasta final de temporada contará con una plantilla compuesta por veinticuatro jugadores.