Crítica de 'Frank'

Crítica de 'Frank'

¿Quién es Frank?


Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




Alguien conoce su apariencia debajo de su risueña máscara y sus composiciones. Notas que presentan un mundo entre la realidad hiriente y El Mundo de los sueños.

Frank es un hombre (por su aspecto exterior) con una careta en forma de escafandra, necesaria para poder respirar entre tanta inmundicia. Ama la música y la poesía y se pasa las horas con su grupo formando una entidad única.

Sus letras y canciones se mueven dentro del mundo underground y la exageración en los sonidos. La amistad forma una extraña mezcla de necesitar al otro y una barrera para conocerse mejor. Por ESO, lleva la máscara para guardar esa intimidad que pudo ser dañada en el pasado.

Ahora, en el presente combate las desavenencias o dudas con el humor más surrealista posible, con encuentros absurdos con el engaño, el amor o la muerte. Todo visto bajo el prisma de su mirada plástica, con unos ojos pintados sobre la fachada de una sociedad hipócrita movida por los intereses personales.

Esto no es la novedad del filme Frank, pues todos llevamos colocada un antifaz que disfraza nuestra faceta más oculta, la presentación ante el público del fantasma de la ópera con toques siniestros u oscuros. La personalidad de unos personajes que por separado son comunes, y en su conjunto forman un escuadrón de sonido eléctrico y ecléptico, como The Cure en otros tiempos. Frank es un líder, a su pesar.

La cultura, y más concretamente la música, está pululando constantemente en las secuencias más dramáticas o divertidas, se identifica como un personaje más, siniestro pero con gran corazón. Dejando al margen artefactos impuestos por la ideología reaccionaria como la protesta contra el sistema, el alcohol o las drogas. Frank es un ser infantil y aséptico.

Aunque, oyendo el estilo predominante en su cabeza, no puedes evitar pensar que un choque con alguna de las etapas clásicas del músico se ha manifestado a lo largo de su vida.

¿Cuál sería?

La música envolvente, con raíces eléctricas y voces pesadumbrosas se ha apoderado del espíritu, no del protagonista sino de la banda entera, conformada por Scoot McNairy, Maggie Gyllenhaal, Carla Azar y su nuevo teclista, el tercero o cuarto, interpretado por Domhnall Gleeson, la voz que guía la Historia de Frank y una parte de la suya.

Bajo su cabeza falsa, la verdadera expresa los sentimientos fríamente, al menos por el momento, aunque haga gala de un personal sentido del humor, que muchos no entenderán sin su mirada congelada. Sus compañeros confían en su creatividad y consideran que es buen líder dentro del mundo voraz de la industria musical. Cabeza y sentidos unidos, aunque el tacto de las teclas cambia de protagonista.

Frank es una película independiente presentada en el festival de Sundance, dirigida por el irlandés Lenny Abrahamson y guión de Peter Straughan (Tinker, tailor, soldier, spy) y Jon Ronson que refleja la composición de un grupo de rock progresivo fuera de la corriente surgida a finales de los 60 con The Beatles y comienzos comienzos de los 70, aquellas grandes bandas como Grateful Dead, Jefferson Airplane y sobre todo Pink Floyd.

Con búsqueda de la experimentación, sonidos envolventes con instrumentos casi olvidados ya (salvo en las grandes orquestas) y con la improvisación por bandera o careta. Volver a la música para reencontrarte con tus miedos o fantasmas, conseguir un estadio de bienestar casi espiritual.

Pero, ¿cómo es su cara? Nadie ha podido verle. Bueno, su extraña y lejana familia sí, aunque ya no conocen apenas las inquietudes o los problemas de su hijo. Esa envoltura con forma de globo, parece protegerle tanto del exterior como del interior, como una película que rodeara su corazón frente a los contactos íntimos y emocionales. Frank no consigue relacionarse fuera de sus músicos.

¿y su voz? Clara y resonante, con efectos guturales bajo el metacrilato. Peculiar.

Se dirime entre lo infantil y lo caprichoso, como un individuo hambriento y vergonzoso a la vez. Hambre hacia el exterior y vergüenza interna. Su nombre es Frank, sensible o herido, pero también es el duro y conquistador Michael Fassbender.

Es un genio y como la mayoría es un incomprendido.

Su chispa creativa se fundamenta en la personalidad cambiante, interpreta un papel en cada momento y este intenta apoderarse de él. Esconder su verdadero yo, el yo de una voz con ganas de contar cosas y de soñar historias, cálidas o terroríficas. Sin embargo, cuando en un instante de verdadera creatividad se afloja, descubre que la pertenencia y la amistad, son las llaves de la felicidad. Bueno no, si la muerte está al otro lado, aunque sea tratada con simpatía y cierta rebeldía.

Su búsqueda de nuevos sonidos, se identifica con su personalidad inquieta y creativa. El choque aparecerá cuando un personaje experto en teclas, musicales e informáticas (mensajes con fans en twitter) empieza a comportarse como un muro social en lugar de un puente comunicativo. Y esa pared hablando en tercera persona con el exterior, irá golpeando a los componentes de la banda, hasta la vuelta a sus raíces naturales. La música y amigos de siempre que sienten tus gustos, sólo con entonar una melodía. Ese es el verdadero éxito, llegar al público siendo tú mismo con tus defectos.

La genialidad poco tiene que ver con la apariencia física, ni el fracaso o el éxito con la forma de sentirse vivo. La inspiración del genio tiene que ver con la responsabilidad y los sentidos. Ineludiblemente, la voz rodeada de una guitarra, un bajo, una batería y... el teclista femenino.

**** Buena ***

¿Nos cuentas?

¿Alguna correción que hacer a la redacción? ¿Quieres decir algo al redactor?

Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.