El TS archiva la querella de González contra Menéndez pero valida la sanción

El TS archiva la querella de González contra Menéndez pero valida la sanción

El Tribunal Supremo ha archivado, porque no ha apreciado delito, la querella por calumnias que el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, presentó contra la diputada autonómica socialista y senadora Maru Menéndez.

En un auto divulgado este miércoles, el Supremo se considera competente sobre el asunto y desestima luego la querella "por no ser los hechos constitutivos de delito". Basa su fallo en la "inviolabilidad por las opiniones manifestadas en el quehacer parlamentario", es decir, que la libertad de expresión y su amplia cobertura respecto al debate político amparan las manifestaciones de la diputada, que en otro contexto, recuerda el tribunal, "podrían ser objetivamente constitutivas de un delito contra el honor".

El presidente de la Comunidad de Madrid se querelló el pasado mes de mayo contra la diputada del PSM por calumnias e injurias por vincularlo sin pruebas a la red Gürtel en sede parlamentaria.

González defendía que la inmunidad parlamentaria de Menéndez, que también es senadora, no ampara las frases en las que calificó de "corrupto" al titular del Ejecutivo regional con "temerario desprecio a la verdad".

Tras conocer el fallo judicial, Maru Menéndez ha expresado su satisfacción y ha señalado que ahora espera que González pida perdón y que el presidente de la Asamblea de Madrid, José Ignacio Echeverría, cambie de actitud, deje de vetar iniciativas, y permita que los diputados de la oposición puedan ejercer su responsabilidad.

El portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, ha destacado que el auto del Supremo ha "validado" la sanción de la Asamblea a la diputada.

"El Supremo viene a afirmar que los hechos que se le imputaban a Menéndez, un delito de calumnias o injurias, se daban en afirmaciones que en otro entorno serían objetivamente constitutivas de un delito contra el honor", ha argumentado Victoria. "El auto viene a decir que los límites que frenen la ilegalidad deben porvenir del parlamento mismo", ha proseguido.

"No cabe la sanción penal por entender (el TS) que en el ámbito parlamentario el derecho al honor no opera como límite a la libertad de expresión", ha proseguido Victoria, que a este respecto ha opinado que, aunque respeta esta decisión, no cree que el reglamento de la cámara permita "decir cualquier cosa de cualquier persona".

Según Victoria, el auto del TS pone de manifiesto que "todo aquel circo" que montó en su día Tomás Gómez a raíz de la expulsión "estaba injustificado", ya que el TS "ha validado la sanción de la Mesa de la Asamblea".