El miedo a la grada vacía marca el inicio de La Feria

El miedo a la grada vacía marca el inicio de La Feria

La Feria de San Isidro, donde toreros y ganaderos se juegan gran parte de su prestigio y cotización, arranca este jueves en Las Ventas con expectación por parte del aficionado, por todo lo que pueda acontecer en el ruedo, y con el miedo de la empresa ante la incertidumbre de cómo vaya a funcionar la taquilla.

El considerado gran mundial del toreo da el pistoletazo con una corrida de toros de los hierros de José Luis Pereda y "La Dehesilla" para los diestros Diego Urdiales, Leandro Marcos y Jesús Martínez "Morenito de Aranda".

Se trata de la primera de las veinticuatro tardes de las que se compone el ciclo, desglosado en diecinueve corridas de toros, dos de rejones y tres novilladas; festejos en los que participarán lo más granado del panorama taurino nacional e internacional, con las excepciones, ya conocidas, de José Tomás, "El Juli" o Enrique Ponce.

La Feria, aún con un gran número de carteles de escaso relumbrón, como es habitual cada año, cuenta también con notables alicientes que le otorgarán al aficionado un plus de motivación para aguantar estoicamente el casi mes entero ininterrumpido de toros.

La preocupación, más allá de cómo esté cada torero tarde tras tarde, es, sin duda, la respuesta del público en taquilla después del batacazo que se ha llevado la empresa con la notable caída en la renovación de abonos.

Pero la crisis económica deberá compensarse un año más con la diversión, pues tardes hay de sobra para que, al menos, en las dos horas y media que dura el festejo, el aficionado pueda olvidar sus penas y salga de la plaza toreando, como se dice, por la calle de Alcalá.