Ecologistas reclaman más medidas de conservación para el Parque de Guadarrama - MADRID ACTUAL

Ecologistas reclaman más medidas de conservación para el Parque de Guadarrama

Ecologistas reclaman más medidas de conservación para el Parque de Guadarrama
Compartir en whatsapp


Un lustro después de la declaración del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama (PNSG) los ecologistas denuncian que "se está convirtiendo en un parque temático", y reclaman más medidas de conservación para el espacio a caballo entre Madrid y Segovia, así como un estudio para reconsiderar sus limites.

Lo han asegurado a EFEverde representantes de las oenegés conservacionistas Ecologistas en Acción y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), quienes señalan que el PNSG presenta algunas "carencias" debido a las condiciones en que se diseñó, como -entre otras- que sus límites abarcan solo el terreno público y excluyen el territorio privado.

En este sentido, el responsable de especies de WWF, Luis Suárez, considera que en términos de conservación "hay zonas muy valiosas que deberían haberse incluido" en el momento del diseño del Parque, pero juzga que "a los gestores políticos les pudo el miedo y las presiones de determinados grupos de interés".

Una de las razones por la que creen que es importante modificar los límites del parque es que, entre otras especies de alto valor ambiental, hay una colonia de buitres negros que, por encontrarse en terreno privado, está parcialmente fuera del espacio protegido.

"La Ley de Parques nacionales precisa que la delimitación de los mismos debe ser compacta, no ha de tener estrangulamientos, y su delimitación tampoco puede tener entrantes ni salientes", mientras que el caso del PNSG es "todo lo contrario", sostiene por su parte la coordinadora en Madrid de Ecologistas en Acción, María Ángeles Nieto.

Nieto argumenta que, "si observas el dibujo en los planos, el PNSG -fruto de la Ley 7/2013 de 25 de junio- tiene una forma de ancla", lo que se debe a que las políticas de protección aplicadas al parque "no buscan incluir los lugares de mayor valor sino evitar encontrar problemas con los dueños de la propiedad privada", motivo por el que solo incluye suelo público.

Nieto denuncia que, desde el principio, la figura de parque nacional se veía como algo comercial, que podía atraer a turistas y que, por la forma en que se declaró, el PNSG nació como "un objeto de consumo de naturaleza y no como un espacio sobre el que realmente se trabaje para mejorar su conservación", por lo que este estatus "no ha servido" para proteger la biodiversidad de la Sierra.

Alega que "todavía a día de hoy sigo esperando que un representante político hable de conservación en el parque nacional", sentencia.

Suárez coincide en que la gestión del Parque de Guadarrama ha estado más enfocada al ocio y al turismo que a la protección de los ecosistemas que comprende, y que, en general, los parques nacionales en España "se están convirtiendo más en parques temáticos para visitantes que en espacios de conservación".

En paralelo, Nieto reclama que desde 2013 "no se ha realizado ni un solo estudio de capacidad de carga" del parque, algo que a su juicio es esencial para saber cuántos visitantes admite la sierra sin degradarse, así como determinar qué actividades son más dañinas.

Lo que sí se está tramitando actualmente es el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) que, aduce, es de aprobación obligatoria para todos los parques nacionales en un plazo de cuatro años y denuncia que en el caso de Guadarrama, si bien es cierto que hubo una ampliación de plazo, "el plan aún está en proceso de tramitación".

 

¿Recibes ya nuestro boletín?