El retrato de Madrazo que compró Koplowitz al Prado por su bicentenario - MADRID ACTUAL

El retrato de Madrazo que compró Koplowitz al Prado por su bicentenario

El retrato de Madrazo que compró Koplowitz al Prado por su bicentenario
Compartir en whatsapp

Dínoslo por Whatsapp

615 06 22 33

 

El Museo del Prado expone el cuadro "Josefa del Águila Ceballos, luego marquesa de Espeja", un retrato realizado por Federico de Madrazo y que fue adquirido por la empresaria y coleccionista Alicia Koplowitz para donarlo a la pinacoteca con motivo del bicentenario que se conmemora en 2019.

Al Prado, "como a todos los que cumplen años, les gusta recibir regalos", ha señalado en la presentación del cuadro el director del museo, Miguel Falomir, quien ha asegurado que "una donación llama a otra" y ha confiado en que haya más iniciativas de este tipo ante el bicentenario (1819-2019), que se celebra el próximo año.

Alicia Koplowitz, que es miembro del patronato del Prado, adquirió la obra recientemente con el fin de donarla a la pinacoteca por 300.000 euros, según fuentes del museo, porque sabía que era un cuadro "de interés".

Desde su exhibición en la muestra monográfica que el Prado dedicó a Federico de Madrazo en 1994, esta obra, que estaba en una colección particular y había sido declarada inexportable, era uno de los objetivos prioritarios para el enriquecimiento de las colecciones del museo, que carecía de un retrato femenino de cuerpo entero en exterior de la década de 1850 del pintor.

Madrazo (1815-1894) fue el mejor retratista español de esa década, y el cuadro, que desde hoy se exhibe en la sala 62 B del edificio Villanueva del museo, cumple dos requisitos para ocupar ese lugar: su extraordinaria calidad y su magnífico estado de conservación, ha explicado Falomir.

El director del museo ha destacado la "doble muestra de generosidad" de Alicia Koplowitz hacia el público en general y hacia el Prado, mientras que el presidente del Patronato, José Pedro Pérez-Llorca, ha confiado también en que esta donación "enormemente generosa" sirva de ejemplo para otros posibles donantes.

"Esperemos que sea un estímulo para que las donaciones al museo cundan", ha recalcado Pérez-Llorca, que ha destacado que la obra es un "magnífico retrato con un poder evocador enorme".

La conservadora de la colección de Alicia Koplowitz, Almudena Ros, ha subrayado el honor que ha supuesto para la empresaria poder contribuir a que este retrato pase a formar parte de la colección del Prado, una obra realizada por Madrazo "en sus mejores años" y ha recordado cómo, cuando se puso a la venta, decidió adquirirla para donarla al museo, "donde encaja perfectamente".

De obra "sobresaliente", ha calificado este cuadro Javier Bravo, jefe de conservación de pintura del siglo XX del Prado, que ha recordado que no hay otro caso como el de Madrazo en su época en materia de retratos.

La retratada, doña Josefa del Águila y Ceballos Alvarado y Álvarez de Faria (San Sebastián, 16 de febrero de 1826- Madrid, 26 de diciembre de 1888), casada en 1850 con José María Narváez, II vizconde de Aliatar y años después II duque de Valencia, tenía 26 años cuando, según la fecha del lienzo, se realizó el retrato, que se completó dos años después por el artista.

Este retrato interpreta la refinada elegancia puesta en boga por Jean-Auguste-Dominique Ingres, con un tratamiento de gran calidad en el vestido de encaje, el chal bordado y el tocado de plumas.

Se trata de un escenario similar al que el artista había plasmado cinco años antes en su retrato de Leocadia Zamora  y Quesada y al que, años después, en 1858, pintaría, con alguna variación, en el retrato de Bárbara de Bustamante y Campaner, ambas obras en colecciones particulares en Madrid.

La pintura conserva su marco isabelino original, también una "obra maestra", según Barón, y que ha sido restaurado junto con el retrato.

Una de las obras con "más empaque" de este artista de gran calidad, que se une al resto de magníficos retratos de Madrazo que acoge esta sala del Prado, ha indicado Barón.

¿Recibes ya nuestro boletín?