La mirada de Marc Pataut sobre los excluidos, en el Reina Sofía hasta el 27 de agosto - MADRID ACTUAL

La mirada de Marc Pataut sobre los excluidos, en el Reina Sofía hasta el 27 de agosto

La mirada de Marc Pataut sobre los excluidos, en el Reina Sofía hasta el 27 de agosto
Compartir en whatsapp


Evento "Marc Pataut. Primeras tentativas"
Lugar Museo Reina Sofía
Dirección Calle de Santa Isabel, 52, Madrid
Fecha de inicio  25-04-2018
Fecha final  27-08-2018
Horario  Lunes, Miércoles a sábados de 10h - 21h y domingos de 10h a 19h

Formado como escultor, el francés Marc Pataut, se dedicó años al fotoperiodismo, pero una visita, en 1981, a un hospital de niños enfermos mentales para dar un taller, determinó que se convirtiera en el fotógrafo de los excluidos, como se ve en la exposición que inaugura el Museo Reina Sofía.

"Marc Pataut. Primeras tentativas" es el título de la retrospectiva que acoge el museo sobre la obra de Pataut (París,1965) formada por más de 300 fotografías y obras gráficas que el artista realizó entre 1985 y 2001.

Una obra con la que da visibilidad, en forma de testimonio, a los más desfavorecidos y "víctimas del precariado", en Francia, quienes en los años 80 experimentaron las consecuencias de la llegada del neoliberalismo, en opinión del director del Museo, Manuel Borja-Villel, quien ha explicado que Pataut "reinventa el documental".

"Y no solo lo inventa, sino que forma parte de él, convive con los colectivos representados, como mediador, no es un trabajo contemplativo, la cámara es un elemento de mediación con los demás y se convierte en un trabajo de denuncia política y de la institución artística" ha precisado Borja-Villel, durante la presentación de la muestra.

Así,la exposición, comisariada por Jorge Ribalta, comienza con la serie de fotografías de "Hospital du jour" (Hospital de día), de Aubervillers, un municipio de clases populares en el norte de París y que el artista reflejó entre 1981 y 1982.

Una experiencia que cambiaría su forma de entender la fotografía, según el artista, como ha reconocido durante la presentación. "Las personas con las que trabajo son mi primer público", ha comentado el fotógrafo que repartió cámaras instamatic a esos niños para que las utilizaran como instrumento de juego e hicieran sus propias fotos, en un "método de intercambio".

"Yo fui allí para hacerme fotógrafo, para elaborar un gran reportaje, para denunciar el internamiento. Me encontré con niños que sufren...y me doy cuenta de que hay que ponerse a trabajar (...) Repartí a los niños cámaras desechables. Hice un retrato de cada uno de ellos, hice las hojas de contacto con sus fotografías y reuní el conjunto en un álbum que contiene la totalidad de los contactos", argumenta el fotógrafo.

"Sus fotografías me causaron una gran conmoción, fueron muy importantes y lo son todavía hoy -continúa-. Vi imágenes que no tenían nada que ver con la idea que yo tenía, por aquel entonces, de la fotografía", precisa el autor en el texto de presentación.

Esta serie de fotografías, en blanco y negro, sobra las que muchas de ellas cuesta mantener la mirada porque interpelan al espectador, dan la bienvenida al visitante, para pasar después a la a la sala donde se ve el trabajo de Pataut con ya una clara vocación de servicio público, implicado en las movilizaciones sociales de los colectivos en situación precaria.

Un trabajo que plasmó en su participación en "Ne Pas Plier" (No doblar) a partir de los 90, un colectivo de artistas, diseñadores o sociólogos comprometidos en la transformación social y cuya obra también está expuesta en la muestra.

Carteles, fotografías, camisetas, lemas o pancartas que se convirtieron en una exposición callejera como protesta.

Otro de los apartados nucleares de la muestra es el dedicado a "Cornillon", un solar en el norte de París, en un antiguo polígono industrial en Saint-Denis, donde vivían en situación precaria "pero de forma muy digna" un amplio grupo de personas "sin techo".

Un espacio donde hoy está el estadio de fútbol de Saint-Denis, construido para el mundial de fútbol de 1998 y que el artista ha plasmado en unas pequeñas fotografías con su vida cotidiana y en las que el autor mantienen la distancia y el respeto para no "invadir su privacidad".

Pataut escribió sobre este proyecto: "si me hubieran hecho alguna pregunta, habría respondido que hacía ese trabajo porque me parecía intolerable que, en nuestra época, se pudiera vivir a la intemperie".

Completan las muestra varias series de imágenes de 1998 y 1999 bajo el título de "Salaumies", una localidad de la antigua región minera de Nord-Pas-de-Calais en pleno desmantelamiento de la industria del carbón, con retratos en primer plano de trabajadores y antiguos mineros.

La serie "La Rue" también recoge la colaboración del artista con Médicos sin Fronteras en 1996 y a los que propuso volver a retomar su experiencia en el Hospital de día de Aubervilliers, unas imágenes en color, y cierra "Laotil , con paisajes más poéticos y oníricos, aunque no exentos de fuerza y dramatismo, como una especie de espacio psíquico sobra la memoria del antiguo hospital psiquiátrico de Ville-Ëvrard en Neully-sur-Marne.

¿Recibes ya nuestro boletín?