Asociaciones de vecinos pelearán contra la "aberración" de la Operación Chamartín - MADRID ACTUAL

Asociaciones de vecinos pelearán contra la "aberración" de la Operación Chamartín

Asociaciones de vecinos pelearán contra la "aberración" de la Operación Chamartín
Compartir en whatsapp


La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (FRAVM) va a "pelear" para evitar la Operación Chamartín por considerarla "una aberración" que terminará por desequilibrar la ciudad de Madrid.

Así lo asegura en una entrevista el presidente de la FRAVM, Enrique Villalobos, en la que hace un balance de la trayectoria de la entidad -que este año celebra el cuadragésimo aniversario de su legalización- y repasa sus principales retos de futuro, con motivo del cuarenta aniversario de la legalización de esta organización.

Durante el franquismo, recuerda, había que trabajar en la clandestinidad y si se imprimían pasquines o información para el vecindario se corría el riesgo de ser detenido, pasar varios días en el calabozo y, muchas veces, sufrir torturas o malos tratos.

Con la democracia, se normalizaron las reuniones y la actividad de las asociaciones vecinales, aunque los gobiernos municipales y regionales siguen impulsando grandes operaciones "de espaldas a la ciudadanía" y creando nuevos barrios "sin las dotaciones mínimas imprescindibles", indica Villalobos.

A su juicio, el movimiento vecinal ha sido "esencial" en la capital y la Comunidad de Madrid, donde numerosos centros de salud, colegios o centros culturales han estado precedidos por innumerables reivindicaciones, escritos y manifestaciones.

La FRAVM ha tenido un papel relevante en la rehabilitación y la construcción de viviendas, así como la llegada del servicio de Metro a Villaverde, Carabanchel, San Fernando de Henares o más recientemente los nuevos desarrollos urbanísticos de la ciudad.

Entre los retos de futuro, destaca la importancia de llevar adelante la iniciativa legislativa popular impulsada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca para hacer efectivo el derecho a una vivienda digna, contemplado en la Constitución Española, y evitar los desahucios.

También darán la "batalla" contra la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid que "desregula la ordenación urbana y deja indefensos a los vecinos".

Villalobos subraya que la federación va a pelear y hará todo lo que esté a su alcance para evitar la Operación Chamartín, que lleva a que "las finanzas, el dinero y el poder estén concentrados en el norte de la ciudad, mientras que el sur y el sureste se destinen a ser los receptáculos de la vivienda de emergencia social, el tratamiento de residuos y las grandes bolsas de desempleo".

La gestión de los residuos en la Comunidad de Madrid será otro de los asuntos centrales de su actividad ante el temor de que el Gobierno Regional quiera construir dos nuevas incineradoras en la región y pretenda mantener abierta la planta de Valdemingómez.

"Estamos trabajando para que la incineradora de Valdemingómez cierre en 2020 y vayamos a un modelo de gestión de residuos eficiente, razonable y sostenible porque de esa manera la región tiene futuro", afirma el presidente de la FRAVM.

Villalobos reconoce que hay una mayor interlocución y entendimiento con el actual equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, en comparación con épocas anteriores, y pone de relieve los avances "significativos" en el apoyo al movimiento ciudadano.

La principal discrepancia con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, es que en los desarrollos urbanísticos no está apostado por un modelo equilibrado de ciudad y "está de acuerdo con el BBVA y el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) en montar un gran centro financiero en el norte de la ciudad".

Con el Ejecutivo regional de Cristina Cifuentes, asegura que no encuentra dificultades para dialogar, aunque resalta que el Gobierno de la Comunidad de Madrid no es muy dado a mantener una interlocución continua y habitual y compartir sus decisiones con el movimiento ciudadano.

El presidente de la FRAVM sostiene que no hay ningún tipo de esfuerzo para fomentar la participación ciudadana en la Comunidad de Madrid.

"En aquellos municipios donde hay algún tipo de ordenanza o de regulación, nos quedamos muy lejos de las necesidades que tenemos, y en aquellos municipios, donde aparentemente se favorece la participación ciudadana, se tiende a impulsar la participación individual y relegar la participación colectiva", explica.

Las asociaciones de vecinos son "las verdaderas escuelas de participación ciudadana", opina Villalobos, quien reclama un mayor respaldo a la actividad de estas entidades.

"Participar no es solamente ir a votar, sino informarse, debatir, compartir, proponer, decidir y hacer el seguimiento de la decisión. Mientras que no ocurra todo eso no hay participación o la participación es de baja calidad", argumenta.

 

¿Recibes ya nuestro boletín?