Pintora argentina dice que la engañaron para la falsa venta de obras de Bárcenas - MADRID ACTUAL

Pintora argentina dice que la engañaron para la falsa venta de obras de Bárcenas

Pintora argentina dice que la engañaron para la falsa venta de obras de Bárcenas
Compartir en whatsapp


La pintora argentina Isabel Mackinlay ha testificado en el juicio del caso Gürtel que el extesorero del PP Luis Bárcenas "abusó" de ella al usarla engañada como intermediaria en una falsa operación de compraventa de cuadros, en la que se llegó a falsificar su firma.

Isabel Mackinley ha declarado por videoconferencia desde Argentina en esta vista de corrupción política a la que ha sido llamada, ya que en su día destapó una supuesta operativa del acusado Luis Bárcenas para blanquear dinero en compraventa de cuadros.

Ha relatado que el abogado argentino Patricio Bel, que le había ayudado en muchas gestiones, le dijo que a cambio de 1.500 dólares le iba a proponer un "trabajito" para intermediar en la venta de unos cuadros de unos amigos suyos y que solo tenía que firmar dos documentos entre 2006 y 2009 y que no se preocupara de nada.

Isabel Mackinley ha manifestado que firmó los documentos en el despacho que tenía en Buenos Aires (Argentina) el extesorero del PP Ángel Sanchís, al que vio en su vida dos veces, y que estaba situado junto al de Patricio Bel en la misma oficina.

Ha manifestado que con Bárcenas solo coincidió en una ocasión unos minutos en dicha oficina para estas gestiones, mientras que ha asegurado que no conoce a Rosalía Iglesias, esposa del extesorero del PP y también acusada en este juicio.

Ha añadido que no indagó en los documentos que firmó porque nunca pensó que Patricio Bel le engañaría y que, en ningún momento, ella recibió "cuadro alguno".

Al mismo tiempo, ha subrayado que nunca se llegaron a efectuar las operaciones de compraventa que se relacionan en los contratos en los que figuran como vendedora Rosalía Iglesias y como compradora ella de varias obras por un importe de 560.000 euros.

"Soy pintora y vendo los cuadros que yo pinto", ha apostillado la testigo, que ha insistido en que nunca pensó que Patricio Bel le hiciera esta "mala jugada".

Y ha apostillado: "Esto es un maltrato de Patricio Bel y sus amigos -en referencia a Bárcenas y Sanchís-, que han abusado de mi confianza; es algo tremendo", por lo que no ha descartado emprender alguna acción legal.

La testigo ha manifestado que incluso corrigieron en algún documento su apellido haciendo constar que se llama Ardanaz, cuando éste ya no lo usa desde que se separó.

Al comienzo de la vista, el abogado de Rosalía Iglesias ha alegado una dolencia de su representada en las cervicales que le produce vértigo como motivo por el que no se ha sentado hoy en el banquillo de los acusados, tal como había ordenado ayer el tribunal, aunque sí ha estado presente Luis Bárcenas.

Por otra parte, la acusación ejercida por la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (ADADE) ha comunicado al tribunal que se opone a que la declaración como testigo en el juicio del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sea por videoconferencia.

Rajoy pidió testificar por videoconferencia el día 26 o el 27 de julio a través de un escrito remitido a la Audiencia Nacional, en el que la secretaria general de la Presidencia del Gobierno, María Rosario Pablos, ofreció esas dos fechas como las "más adecuadas" en función de la agenda del jefe del Ejecutivo.

ADADE ha presentado a la Sala un documento de alegaciones a dicho escrito en el que considera que Rajoy debe comparecer para su declaración testifical en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid), donde se está celebrando la vista, o bien habilitar su despacho para que el tribunal y las partes lleven a cabo el interrogatorio.

Además, ADADE considera que es el tribunal el que debe fijar la fecha y en su caso dar a elegir entre más de una al presidente del Gobierno.

El tribunal que juzga la primera época de la trama de corrupción Gürtel (1999-2005) decidió el pasado 18 de abril citar a Rajoy como testigo a petición de ADADE.

 

¿Recibes ya nuestro boletín?