El Samur cumple 25 años - MADRID ACTUAL

El Samur cumple 25 años

El Samur cumple 25 años
Compartir en whatsapp


Un médico y dos enfermeros pensaron hace 25 años que "había que ponerle ruedas a las casas de socorro" para atender a los heridos en las calles de Madrid.

Y de esa "fantasía visionaria" en la que "nadie creía" nació el actual Samur, un servicio "imprescindible" con 700 profesionales y 1.000 voluntarios.

Así lo resume Emilio Benito, fundador del Servicio de Asistencia Municipal de Urgencia y Rescate-Protección Civil hace cinco lustros, cuando ejercía como enfermero en una de las casas de socorro de la capital junto a Javier Quiroga, también enfermero, y el médico José Luis Gilarranz, que fue le que tuvo esa "fantasía visionaria".

Hoy los madrileños no conciben la ciudad sin las sirenas del Samur, considerado uno de los mejores servicios de emergencias nacionales, y con reconocimientos internacionales, que cuenta con 717 profesionales y mil voluntarios, con un tiempo de respuesta de ocho minutos y un índice de supervivencia de pacientes críticos del 83 %.

Para conmemorar su cuarto de siglo el Ayuntamiento ha convocado varios actos. El evento central será mañana en el patio de cristales del Consistorio para homenajear al servicio y a sus integrantes.

Pero hace 25 años sus fundadores tuvieron que luchar para que el servicio de atención extrahospitalaria se pusiera en marcha, ya que pocos creían en el proyecto y los profesionales sanitarios inicialmente rehuían integrarse.

Los tres sanitarios tuvieron la idea durante el incendio en 1987 de los Almacenes Arias de la calle Montera, en el que fallecieron diez bomberos, y pensaron que "no había movilidad" para salir a atender a heridos graves "in situ", una demanda que trasladaron al entonces concejal en la oposición Simón Viñals, que comenzó a diseñar lo que luego fue el Samur.

"Había que ponerle ruedas a las casas de socorro, en las que entonces se atendía a todos los ciudadanos heridos que lo necesitasen. Había que llevarlas al lugar del suceso", explica Benito, que actualmente es jefe de la División de Documentos y Apoyo Jurídico de Samur-PC, tras haber desempeñado diferentes cargos en la institución.

Esta idea contó "con bastantes obstáculos", pero los tres sanitarios y Viñals, nombrado concejal del equipo de gobierno de José María Álvarez del Manzano en 1991, no cejaron en su empeño hasta que el servicio se presentó oficialmente aprovechando la inauguración del túnel subterráneo de la Plaza de Castilla en 1991.

Entonces tenían a cuarenta jóvenes "con escasísima formación y menos medios" a los que enseñaron los propios tres sanitarios fundadores del servicio y otros tres que consiguieron. Tenían solo una Unidad Móvil.

"Al principio nadie creía en nosotros", recuerda Benito, que detalla que primero recurrieron a trabajadores de ambulancias privadas porque los públicos no querían debido a que "el Ayuntamiento no tenía muy buena prensa", y a continuación contrataron a 80 jóvenes de la Cruz Roja "acostumbrados a asistir en carretera".

El Samur siguió creciendo y profesionalizándose hasta convertirse en lo que es hoy, con un punto de inflexión en los atentados del 11-M, que sirvieron para replantearse y mejorar algunos procedimientos, como las comunicaciones.

La última novedad que se ha incorporado es la reanimación extracorpórea, consistente en conectar a una máquina a pacientes de determinadas características que llevan más de treinta minutos en parada cardíaca, con el fin de oxigenar su sangre y reanimarles "in extremis".

"Pasamos de la idea fantástica de un visionario a un servicio imprescindible que forma parte de la ciudadanía de Madrid, que presume de nosotros porque somos los grandes solucionadores de problemas en la vía pública", resume Emilio Benito.

Esta buena imagen se traduce en que actualmente hay mil voluntarios en activo que trabajan para el Samur, desde estudiantes hasta pilotos o jueces que son formados por los profesionales y dedican parte de su tiempo libre a atender urgencias. En sus 25 años el servicio ha contado con 14.000 voluntarios.

En cinco lustros el Samur ha llevado a cabo más de dos millones y medio de asistencias, con un millón de traslados a hospital; ha cubierto 8.000 eventos con más de 20.000 asistentes, y ha formado a más de 300.000 personas en soporte vital, lo que supone el 9 % de la población madrileña.

Por poner un ejemplo, atiende 350 paradas cardíacas al año, de las que el 60 % de los enfermos se recupera y un 22% sin secuelas, cuando en el ámbito europeo las tasas de supervivencia oscilan entre el 10 y el 15 %.

 

¿Recibes ya nuestro boletín?