El Cholo, el feo y la Mano Negra - MADRID ACTUAL

El Cholo, el feo y la Mano Negra

El Cholo, el feo y la Mano Negra
Compartir en whatsapp

Dínoslo por Whatsapp

615 06 22 33

 

Esta mañana me levanté mirando al Sol y una carga de optimismo y necesidad de escribir sobre cine, me llevó al mundo del balón rodando sobre el césped. No visualicé un desierto, sino me centré en un río y su ribera.

Como Sergio Leone retratando rostros marcados a fuego con tacos (balas) de metal, cambié el desierto de Almería por la Ribera del Manzanares, cerca de los sangrantes Curtidores y sus mataderos. En una épica batalla, en la que tocarán a degüello (mientras desde la acera contraria y lejana, celebraremos la derrota y el sacrificio) el gran jefe indio, Simeone Levantado, mandará a sus tropas para acabar con el poderío arbitral y "messiánico".

Una gota de sudor aflora en la cara pintada del atlético, intentando no borrar las marcas en rojo y blanco, para salir victorioso. Como el magnífico, otrora caballo.

Aun así, siempre hay un invitado a la fiesta cinéfila, el feo árbitro de la película. Observado desde la atalaya por el gran Cerezo, a cuya sombra se esconden las intenciones aviesas de derribar a sus hombres a golpe de silbato. Este con un par de "Webb´s", recordado por las hordas españolas, no quiso ver golpes holandeses en tan recordada victoria, y el monumento del valle del Calderón, tiembla ante su sola presencia y nombre maldito. A ver si no tendrá que tragarse el pito.

Si fuera Leone, los papeles dramáticos para tan terrible escena, ya estarían otorgados. A por la recompensa añorada de las semifinales, culo inquieto de Clint Eastwood. Centrado en su cabalgadura de madera o banquillo. El feo con ganas de pegarle dos buenos tiros y dejarle tirado en el terreno, moribundo musitará sus últimas palabras... ¡desgraciado, yo soy la ley!, esperemos que no equivocada para los madrileños.

Y por último, en frente la "estelada" del norte, secesionista y teatrera. El Tuco de Eli, la mano negra imaginaria, mandando a sus tropas a tirarse y rodar por el suelo, a las primeras de cambio. Wallach, jefe de los ladrones quieren beber de la copa sagrada de la Champions, aunque no les pertenece sin ayuda del árbitro. "LeeVandoAnclas" o naufragamos. Cara a cara, duelo al Sol madrileño, enfrentados, argentino contra argentino en el duro banco.

¡Qué magnífico escenario!, toda la caballería granate, los indios y el malo. Sergio (no Busi el cuentista y pendenciero) sino el León italiano, hubiera rodado un gran western en el coliseo no romano, aderezado con los pendones rojiblancos. ¿Habrá o no, manita? Por Manitú.

Sin embargo, lo que si existirán son las, para algunos dulces lágrimas de la derrota, para otros el cruel y terrible llanto. La Fifa que todo lo observa, ¿matará callando?

En un par de salidas de Sol, tendremos montado el gran teatro, chiringuitos de fútbol, polémica en los diarios, goles de mérito o montaje y teatro. Unos inflarán sus proclamas, como los culés y su secesionista canto. Otros se tragarán o querrán hacer tragar ese dichoso silbato. Un espagueti futbolero, con todo su drama y encanto. Un gran encuentro cinematográfico.

Rodarán las lágrimas, reirán los blancos. Pensando en el gran jefe Robert de los germanos, un Lewandowski con piel y cabeza de polaco. Ojo, cuidado.

Observando, desde la colina del Valle del Manzanares, atléticos con pieles rojas, en cambio, intentarán meterles una gran y negra, Mano.

¿Recibes ya nuestro boletín?