Cabalgata de los Reyes Magos: historia, tradición, fe y esperanza - MADRID ACTUAL

Cabalgata de los Reyes Magos: historia, tradición, fe y esperanza

Archivado en:
Cabalgata de los Reyes Magos: historia, tradición, fe y esperanza
Compartir en whatsapp
Archivado en:

Dínoslo por Whatsapp

615 06 22 33

 

Empieza la cuenta atrás para la noche más mágica del año. Hemos disfrutado de la Nochebuena y la Nochevieja, y ahora le llega el turno a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente.

Este año, como todos los anteriores, los niños esperan con indescriptible ilusión la llegada de la fecha señalada. Se acerca el momento de la toma de contacto previa a la noche más especial del año: verán a Melchor, Gaspar y Baltasar en sus carrozas, les saludarán, les gritarán que han sido buenos para que no olviden que han de dejarle los regalos en el árbol, y guardarán los caramelos que reciban de sus manos como si de oro se tratase. Todos hemos vivido este momento alguna vez y hoy lo recordamos con nostalgia pero, ¿cuál es la historia de esta tradición? Conozcamos la historia de la cabalgata de los Reyes Magos

La historia de los Reyes Magos se remonta a la Biblia. Cuenta la tradición que aparecieron en Belén Melchor, Gaspar y Baltasar, tres reyes de Oriente que representaban los tres continentes hasta entonces conocidos. Así, guiados por una estrella fugaz, llegaron al Niño Jesús recién nacido y le adoraron ofreciéndole oro, incienso y mirra. En España y en otros países de tradición católica se adoptó la costumbre de celebrar el día de la Epifanía y la festividad de los Reyes Magos el 6 de enero; se trataba de difundir por el mundo la historia de Jesús. La costumbre es que la noche del día 5 de enero los niños ofrezcan en sus casas dulces a los Reyes Magos a cambio de los regalos que estos han escrito en sus cartas, conmemorando la generosidad que los Reyes tuvieron al adorar al Niño Jesús. “Lo que hiciereis con uno de estos pequeños, a mi me lo hacéis”, recoge la Biblia.

Como sabemos, la cabalgata es un desfile de carrozas que recorre las calles en el que los tres Reyes Magos, acompañados por sus pajes y toda una serie de personajes populares o infantiles, lanzan dulces y caramelos a los niños. Casi todas las ciudades y pueblos españoles acogen esta tradición, una celebración que se extiende también a parte del territorio mexicano. En la víspera de la noche de Reyes, hay cabida para todo tipo de recibimiento a Sus Majestades: impresionantes carrozas elaboradas a mano, elaborados vestidos, fuegos artificiales, camellos, caballos, por tierra, por mar, por aire…Todo es poco para contentar a unos Reyes que llegan dispuestos a repartir todos los regalos que los niños han indicado en sus cartas.

La cabalgata más antigua del mundo es la de Alcoy (Alicante) y data de 1866, siendo considerada fiesta de interés turístico nacional en España; aunque no se desarrollarán cabalgatas tal como las entendemos hoy día hasta después de 1917, en Sevilla. A partir de 1887 se empezaron a introducir cambios como el telegrama que anuncia el día 4 de enero la llegada de los Reyes, la aparición de las figuras de los pajes, con una dura tarea durante las navidades, o el bando. Podemos hablar del Diario de Barcelona como el periódico pionero en la documentación sobre el origen de las cabalgatas de los Magos de Oriente. La cabalgata de Madrid es en la actualidad otra de las más famosas; la de Barcelona es una de las más grandes de nuestro país. Otra de las más importantes es la de Ibi, localidad cercana a Alcoy.

La historia, la carta, la cabalgata, el roscón, y los regalos de los Reyes Magos de Oriente hacen del 5 de enero una fecha muy especial para los más pequeños, momento que ni los más grandes están dispuestos a perderse. La tradición, la fe y la esperanza se juntan ese día para ofrecer a todos los niños una noche mágica y llena de ilusión en la que los que han sido buenos durante el año, recibirán los regalos que pidieron, y los que han de cambiar su actitud, recibirán carbón dulce. De momento, veremos ilusionados la cabalgata, correremos al ver la estrella fugaz, y cerraremos rápidamente los ojos para soñar con los regalos que al día siguiente encontraremos junto a nuestros zapatos.

¿Recibes ya nuestro boletín?