Ángel Cabrera, primer rector español en EEUU, pide más recursos y más autonomía universitaria - MADRID ACTUAL


Ángel Cabrera, primer rector español en EEUU, pide más recursos y más autonomía universitaria

Ángel Cabrera, primer rector español en EEUU, pide más recursos y más autonomía universitaria
Compartir en whatsapp
 

El ingeniero Ángel Cabrera, nacido y criado en un barrio popular de Madrid, primer y único español nombrado rector de una universidad de EEUU, pide más recursos y autonomía para las universidades españolas porque "para competir en la Economía del siglo XXI hay que invertir en ideas y talento, no hay otra".

Rector desde 2012 de la universidad pública George Mason (GMU), la mayor del estado de Virginia, ha vuelto a Madrid para ser investido doctor honoris causa por la Universidad Politécnica (UPM), donde estudió.

"Nací y me crié en el barrio de Batán y la probabilidad de dar ese salto, para un chaval de una familia corriente, es un poco rara. La clave de mi trayectoria es haber ido a una universidad como la Politécnica y a una escuela como Teleco", ha dicho.

"Jamás se me habría ocurrido ir al extranjero, hacer el doctorado. Todo lo que he podido hacer profesionalmente se lo debo a la UPM", asegura.

Con una beca Fulbright hizo el doctorado en el Georgia Institute of Technology, donde conoció a su mujer. Volvió a España como decano del Instituto de Empresa (IE) durante cuatro años y en 2011 regresó a EEUU.

"Gracias a la cultura americana, muy abierta al talento de fuera", llegó a rector, primero de una Escuela de Negocios en Arizona, hasta que en 2012 fue escogido para dirigir la GM, "por coincidencias de la vida y tener la preparación fuerte de la Politécnica".

Hay cosas que la universidad española "ha hecho muy bien: la facilidad de acceso, las matrículas muy bajas. La contrapartida es que la universidad americana tiene muchos más recursos y una cultura de gestión y captación de talento muchísimo más abierta", agrega.

La GMU tiene "profesores de cinco continentes, un rector español, un director académico de Taiwan, mucha flexibilidad para captar talento e inyectar recursos en investigación y docencia", lo que permite subir en los rankings internacionales.

"España ha mejorado muchísimo" tras la Constitución del 78, multiplicó por 20 la inversión en investigación, hasta el 1,2 % del PIB, pero "aún no estamos a la altura. La media en países desarrollados es el doble".

Los que más invierten, Israel y Corea del Sur, están destinando tres o cuatro veces más. "Las Politécnicas son ideales para hacer esta inversión: han demostrado que saben producir con los recursos que tienen", asevera.

"Una economía avanzada como la española, postindustrial, de servicios, de conocimiento, no puede ganar a nivel internacional si no es invirtiendo en investigación y talento", según Cabrera.

Un estudio anual de la GMU compara la competitividad de países en función de su tamaño y de cuántas universidades de investigación de élite tiene. "Encontramos una correlación altísima. Suiza es el país más competitivo del mundo ahora mismo, con más universidades de élite para su tamaño, no es casualidad".

Los polos de innovación, como Silicon Valley, Austin o Boston -con Harvard y MIT- "no solo tienen una buena universidad sino grupos, 'clusters', redes de universidades que crean "caldo de cultivo" para innovar y atraer talento, añade.

Actualmente el 3 % de las publicaciones internacionales tienen autores españoles. "España está en el puesto 11 del ránking, está haciendo muchísimo con una inversión relativamente modesta", pero con el esfuerzo y mérito personal de los investigadores "no basta".

Hay que "cambiar la manera de gestionar las universidades, darles autonomía real. En la GMU tengo capacidad para nombrar a decanos, contratar a gente con sueldos competitivos, hacer apuestas estratégicas, diseñar programas. Y si no doy resultado, me invitan a que me vaya".

Autonomía universitaria "no significa que sean los profesores los que elijan a sus cargos directivos", como se interpreta aquí. "De hecho, en España yo no podría ser rector", sostiene.

"Quizás, un impacto positivo de la crisis es que los jóvenes salen fuera. No hay que verlo como una pérdida de talento español, sino como una inversión, sobre todo si van a centros de élite. No hay que alarmarse, al final es una ganancia para España", subraya.

España está "metiendo en EEUU unos 10.000 estudiantes y profesores al año, frente a 30.000 de Inglaterra y Alemania, y 3.000 de Israel, que tiene la población de Andalucía y cuatro veces más Nobeles que España", continúa.

"Me alegro mucho de ser el primer rector español en EEUU". En la generación de "mis abuelos el 3 % tenía esperanza de ir a la universidad. En la de mis padres, un 6 %, todos hombres y de familias acomodadas. Ahora estamos en la media de los países desarrollados", según Cabrera.

De ahí el tono de su discurso de investidura, "optimista y agradecido. Es el mayor honor profesional que he tenido en la vida. De hecho, sería yo quien tendría que estar dando un reconocimiento a la UPM, que me ha dado todo, me dio alas", afirma.

Su mensaje a los jóvenes: "vayan a una buena universidad y salgan fuera, aprovechen los programas de intercambio".

A las administraciones: "reconozcan a las universidades que llevan años haciendo cosas importantes, principalmente en ciencia y tecnología".

Por Juliana Leao-Coelho

 

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies