Cifuentes pide mantener "inalterables" los valores sustanciales de la Constitución - MADRID ACTUAL


Cifuentes pide mantener "inalterables" los valores sustanciales de la Constitución

Archivado en:
Cifuentes pide mantener "inalterables" los valores sustanciales de la Constitución
Compartir en whatsapp

Cristina Cifuentes ha llamado a mantener "inalterables" los valores sustanciales de la Constitución y ha pedido que si se modifica se haga con objetivos claros, porque el cambio "no puede ser el inicio de un camino hacia ninguna parte", y garantizando la unidad, porque la reforma "no puede ser un caballo de Troya para destruir España".

La presidenta madrileña, junto a la Delegada del Gobierno en la región, Concepción Dancausa, ha presidido la recepción oficial de la Comunidad de Madrid con motivo del Día de la Constitución en la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol, donde este año, junto a una gran bandera de España en el escenario, se han colocado las banderas de todas las autonomías, con las de Cataluña y el País Vasco en un lugar destacado al lado de la madrileña y la nacional.

Cifuentes ha lamentado que la Carta Magna cumpla 39 años "cuestionada" por quienes, como Podemos, "creen que abrió las puertas de lo que ellos llaman, con menosprecio, 'el régimen del 78'", y por quienes "desde el oportunismo y la deslealtad institucional ven en la Constitución un obstáculo para avanzar en el independentismo y la ruptura de España".

A todos ellos, y también a los que la cuestionan porque "la tachan de vieja, de obsoleta y de no responder a las necesidades de la España de hoy", la presidenta les ha advertido de que una reforma de la Constitución "solo podrá abordarse" con el mismo "espíritu de reconciliación, lealtad y concordia" con el que se redactó en 1978.

Cristina Cifuentes ha señalado que la reforma de la Constitución es posible, pero abordarla es algo "complejo desde el punto de vista jurídico y arriesgado desde el punto de vista político", por lo que solo debería afrontarse con consenso suficiente y con objetivos claramente definidos, "porque la reforma no puede ser el inicio de un camino hacia ninguna parte".

Además, la modificación no debe "en ningún caso" cambiar lo esencial, la unidad de la nación y su carácter indisoluble, porque la reforma "no puede ser un caballo de Troya para destruir España".

"La reforma no puede nacer del enfrentamiento ni alimentar la división, respondiendo a intereses espurios", ha insistido.

La presidenta madrileña ha resaltado que en sus 39 años la Carta Magna "ha sido capaz de vencer los dos intentos de golpe de Estado", el del Congreso de los Diputados en 1981 "y el del Parlamento de Cataluña de la mano de Puigdemont hace solo unas semanas".

Ha subrayado que la Constitución ha configurado un nuevo modelo territorial "con elevadísimos niveles de autogobierno en las distintas comunidades autónomas", y por eso ha dicho que "mienten descaradamente quienes afirman sin pudor desde algunas comunidades que hoy están igual que hace casi 40 años, y que incluso han retrocedido en derechos y libertades".

"Mienten quienes afirman que los gobiernos de España han sido un freno y la Constitución ha supuesto una barrera para el reconocimiento de sus derechos. Hay que vivir en un mundo muy irreal y crear una realidad paralela para decir, como hacen algunos en Cataluña, que los niveles de autogobierno son hoy los mismos que en 1978, y que nada se ha avanzado desde entonces", ha seguido.

Y, en este sentido, ha afirmado que la Constitución ha permitido a Cataluña tener un régimen de autonomía "muy por encima de otras regiones europeas".

"¿Alguien puede aventurar el escenario que estaríamos viviendo hoy si el artículo 155 de la Constitución no hubiera permitido introducir cordura en el disparatado proceso secesionista? Mejor no pensarlo", ha apuntado.

Cristina Cifuentes ha insistido en que si se reforma la Constitución debe hacerse "con lealtad y sentido de Estado", igual que en 1978, porque "solo con ese espíritu de reconciliación, lealtad y concordia" podrá abordarse cualquier modificación sustancial.

Una reforma, ha dicho Cifuentes, que debe garantizar un sistema de financiación "homogéneo y sin privilegios", debe precisar a las administraciones cuáles son sus competencias, y debe garantizar la solidaridad y a la justicia para que todas las autonomías contribuyan de forma equitativa al reequilibrio social y territorial.

Pero sobre todo la reforma debe garantizar la integridad "del cuerpo y del alma de la nación". "España no se toca. España no se rompe. Y quienes pretendan hacerlo, con o sin reforma constitucional, nos tendrán siempre enfrente", ha concluido.

 

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies