Carmena considera que el cierre al tráfico de la Gran Vía funciona "muy bien" - MADRID ACTUAL


Carmena considera que el cierre al tráfico de la Gran Vía funciona "muy bien"

Carmena considera que el cierre al tráfico de la Gran Vía funciona "muy bien"
Compartir en whatsapp
 

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha dicho  que el gobierno municipal tiene la "impresión" de que el dispositivo para cerrar la Gran Vía a los vehículos de no residentes está funcionando "muy bien" y ha añadido que ella misma lo comprobó el viernes caminando por el nuevo espacio para peatones.

"El viernes estuve y pude observar que el tráfico era pequeño y fluido y que las persoans que íbamos andando por las aceras ya estábamos también andando por el nuevo espacio. Yo creo que está yendo muy bien", ha dicho Manuela Carmena durante la presentación de los actos navideños cuando los periodistas le han preguntado por la valoración del dispositivo de movilidad en la Gran Vía.

Esta arteria central de Madrid está cerrada desde las 17.00 horas del viernes al tráfico de los no residentes y reduce sus carriles dejando uno para bus-moto-taxi y otro para el vehículo privado, limitado a 30 km/h por sentido, mientras que los viandantes ganan seis metros de acera, tres en la de los impares y otros tres en la de los pares.

El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible de la capital, José Manuel Calvo, ha destacado que el cierre de la Gran Vía ha sido una medida "mayoritariamente bien acogida por los usuarios" y que "no se han producido atascos excepto en momentos muy concretos".

Respecto a las limitaciones en la circulación peatonal, el concejal de Ahora Madrid ha recordado en declaraciones a la prensa que no son una "decisión arbitraria" sino que responde a una "recomendación de seguridad par mejorar la fluidez y evitar colapsos peatonales en momentos de gran afluencia".

Un total de 700 vallas separan el espacio peatonal ampliado de la calzada de este gran eje, donde los vehículos ya no recuperarán los carriles ganados por los transeúntes porque la ampliación de acera trascenderá las navidades y enlazará con las obras de remodelación de la Gran Vía.

Hasta el 7 de enero sólo podrán transitar en esta gran arteria residentes, transporte público (autobuses y taxis), coches cero, vehículos que vayan a hoteles y a aparcamientos, los de las personas con movilidad reducida, autobuses privados con destino o parada en la zona, ambulancias, VTC, repartos postales, vehículos de reparación y unidades móviles audiovisuales.

También podrán pasar los vehículos de transporte de mercancías, con horario limitado de 23.00 a 11.00 horas, mientras que estarán vetados durante el día los de más de 3.500 kilogramos, por seguridad.

Estas restricciones permitirán ensayar la zona de cero emisiones que desde junio incluirá la Gran Vía en una gran área de prioridad residencial y adelantarán el paisaje que mostrará esta gran arteria tras su remodelación.

Los límites al tráfico de no residentes se levantarán durante nueve jornadas, hoy y los días 11, 12, 13 y 14, y 18, 19, 20 y 21 de diciembre, empezando a las 17.00 el primer día de cada periodo y terminando a las 22.00 del último día.

Además, también estará restringida la circulación en las calles Atocha y Mayor durante este período, cuando la capital estrena medidas para ordenar el tráfico peatonal, con sentido único en las calles de Carmen y Preciados los viernes, sábados, domingos, festivos y vísperas de festivos a partir de las 17.30.

 

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies