Dimite el teniente de alcalde en Pozuelo y Podemos ofrece al PP una moción de censura para derrocar a su alcaldesa - MADRID ACTUAL


Dimite el teniente de alcalde en Pozuelo y Podemos ofrece al PP una moción de censura para derrocar a su alcaldesa

Dimite el teniente de alcalde en Pozuelo y Podemos ofrece al PP una moción de censura para derrocar a su alcaldesa
Compartir en whatsapp

Tal cual. Cosas de la nueva política. Que la alcaldesa de Pozuelo de Alarcón machaque a su primer teniente de alcalde, de su mismo partido, hasta hacerlo dimitir ya es un síntoma de desquicie político.

Que el resto de concejales de su partido, el Partido Popular, se encuentren ninguneados y cabreados con su alcaldesa es para que preocupe en la calle Génova. Pero que el partido antagónico de la oposición, Podemos en Pozuelo de Alarcón –Somos Pozuelo- se ofrezca a los concejales del PP para favorecerles una moción de censura, esto ya es mucho. Es el mundo al revés.

Lo cuenta Diario de Pozuelo. Por poner nombres, la alcaldesa de Pozuelo, Susana Pérez Quislant, ha conseguido a base de humillaciones y palos en las ruedas, que el primer teniente de alcalde, Félix Alba, dimita. Todo ello fruto de pugnas políticas y despechos, que desembocaron en elecciones primarias en el PP de Pozuelo el pasado mes de septiembre, y que alzaron al actual consejero de Sanidad de la Comunidad de MadridEnrique Ruiz Escudero- en presidente del PP de Pozuelo. Y Pablo Gómez Perpinyà, el líder de Somos Pozuelo, anima a los concejales del PP a unirse al partido morado y presentar una moción de censura que desaloje a la alcaldesa.

Eso es lo que está ocurriendo en Pozuelo de Alarcón. Una ciudad en la que gobierna el PP con mayoría absoluta, con 14 concejales. La oposición está compuesta por cinco de C’s Pozuelo, tres para Socialistas de Pozuelo, y otros tres escaños que ocupan Somos Pozuelo.

El municipio con renta per cápita más rico de España no es precisamente una balsa de tranquilidad. Todo comenzó cuando Paloma Adrados, candidata a repetir en la alcaldía de Pozuelo por el Partido Popular, escuchó los cantos de sirena de Cristina Cifuentes y se marchó a presidir la Asamblea de Madrid. Y dejó el camino libre para que Susana Pérez Quislant asumiera la alcaldía.

Pero, según cuentan algunos concejales de su propio partido, Adrados no pensó en las cualidades políticas de la que había elegido para ser su número dos en la lista. No se sabe si porque no contaba con marcharse o porque Pozuelo le daba exactamente igual. Nunca lo sabremos.

Lo cierto es que la mitad de concejales del PP de Pozuelo no se hablan con su alcaldesa, porque ésta les ha retirado el saludo, y que un buen número de ellos han meditado durante este fin de semana si recoger el guante de la moción de censura que Podemos en Pozuelo está dispuesto a facilitarles. Pero no ocurrirá nada. Los cargos públicos del Partido Popular están bien disciplinados. No obstante, la alcaldesa no debería forzar mucho más allá la máquina: en la primera planta de Génova ya hay miedos. Cuando el animal se siente acorralado, ataca, y esto es lo que podría ocurrir con alguno de los concejales del equipo de gobierno.

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies